ENTREVISTA EN LA SEXTA

Sánchez advierte a Torra de que actuará si no impone el orden

El presidente confirma que hay grupos violentos que quieren cronificar la crisis en Catalunya

Cree que la Generalitat ordenó a la dirección del Hospital Sant Pau que no le recibiese

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. / JOSE LUIS ROCA

Se lee en minutos

Iolanda Mármol

El Gobierno mira a Quim Torra ante el eventual rebrote de violencia que pueden vivir las calles catalanas en un fin de semana que se prevé convulso y le lanza una enésima advertencia. Si no tiene capacidad para asegurar el orden público estos días, el Ejecutivo tendrá que actuar y lo hará desde la “templanza”. El cerco al ‘president’ se estrecha con cada nuevo aviso. El último, y más categórico, lo lanzó directamente Pedro Sánchez este viernes, a las puertas de unas manifestaciones que, apuntan las investigaciones, pueden sumir a Barcelona en más noches de disturbios a un puñado de días de las elecciones generales.

Sánchez viene evitando desvelar si las investigaciones apuntan a una dirección política tras los radicales, pero repite en cada intervención que Torra no acaba de condenar tajantemente la violencia. Hasta ahora, solo señalaba los riesgos a los que se enfrentan los diputados del Parlament Parlamentsi aprueban una resolución con asuntos ya rechazados por el Tribunal Constitucional. Este viernes, fue más allá y consideró al jefe del Govern máximo responsable de imponer el orden en las calles. “No vamos a permitir se quiebre la convivencia ni que se ponga en solfa la seguridadSi eso no lo puede garantizar el ‘president’ de la Generalitat entonces responderemos, de forma proporcional”, advirtió desde  una entrevista en la Sexta.

Y no. No tiene Sánchez la intención de coger el teléfono a Torra aunque persista en múltiples llamadas. Alega que antes, el dirigente independentista debería condenar sin excusas la violencia, hablar con los responsables del resto de partidos catalanes y llamar a las familias de los agentes heridos para mostrarles su apoyo por “haber defendido a la sociedad catalana de un ataque violento”.

"Sentí vergüenza y tristeza"

La respuesta de Torra a lo que pueda suceder este fin de semana va a ser determinante. La información que maneja el Gobierno apunta a que hay grupos radicales que tienen planeado alargar el clima de convulsión en Catalunya y todas las miradas están puestas en la actuación del ‘president’. “Tenemos información de que hay grupos violentos que quieren cronificar esta crisis”, confirmó Sánchez. No vinculó a Torra con estos grupos pero sí señaló que su mano está detrás de algunos desplantes, como que el cuadro directivo del Hospital Sant Pau de Barcelona no le recibiese el pasado lunes, cuando fue a visitar a un agente herido y salió abucheado. 

Te puede interesar

"Sentí vergüenza, sentí tristeza. Que unos funcionarios públicos no fueran capaces ni de recibir al presidente del Gobierno con las condiciones y el respeto debidos. Imagino que habrán tenido órdenes de la Generalitat para no ser recibido", sostuvo en una entrevista en la que volvió a abogar porque los presos cumplan las penas íntegramente y descartó la amnistía. "Es inconstitucional, ilegal, no tiene cabida”.

A dos semanas de las elecciones generales, con el PP reduciendo las distancias a un PSOE que las encuestas dibujan estancado o a la baja, Sánchez sigue apostando por la abstención de la derecha como fórmula de desbloqueo tras el 10-N. A su juicio, la crisis en Catalunya desencadenada tras la sentencia, evidencia que la coalición con Pablo Iglesias hubiera resultado insostenible, por la discrepancia en este asunto.