Ir a contenido

CONSECUENCIA DE LA SENTENCIA

Llarena levanta la suspensión de Puigdemont como diputado

El 'expresident' de la Generalitat había pedido horas antes la restitución de sus "derechos políticos" en la Cámara catalana

La Eurocámara prohíbe de nuevo la entrada del 'expresident' a las instalaciones del Parlamento Europeo como consecuencia de la euroorden

Silvia Martinez

Protesta de Eurodiputados con Carles Puigdemont y ex-Consellers delante de la Eurocamara por la sentencia del supremo. / ACN/NAZARET ROMERO

El 'expresident' de la Generalitat, Carles Puigdemont, afronta la nueva etapa abierta tras la sentencia del procès y la reactivación de la euroorden por los delitos de sedición y malversación con confianza. Es más, delante del Parlamento Europeo y arropado por una veintena de eurodiputados y exeurodiputados con pancartas de "libertad para los presos políticos" ha anunciado su intención de pedir la restitución inmediata de sus “derechos políticos y económicos en el Parlament de Catalunya”.

Precisamente este mediodía, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha notificado al Parlament que levanta la suspensión de Puigdemont como diputado después de que en la sentencia del Tribunal Supremo haya caído el delito de rebelión. En estos momentos, la medida solo afecta a Carles Puigdemont. Raül Romeva que hasta ahora era diputado ha sido inhabilitado por la sentencia, por lo tanto, se trata de una cuestión diferente. Según fuentes parlamentarias, ahora se hará un informe como paso formal para que Puigdemont vuelva a cobrar como diputado del Parlament. Otra cosa es cómo votará en el pleno del Parlamento. Deberá hacer una petición sobre cómo designar el voto en caso de ausencia. 

[Siga aquí en directo las reacciones a la sentencia del 'procés']

El líder independentista era consciente desde hace tiempo de que habría una nueva euroorden de detención y entrega a España, aunque ha asegurado desconocer por qué se ha emitido solo contra su persona y no el resto de los 'exconsellers', Toni Comín, Lluis Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí. “Deberían preguntárselo a los creativos que hay en la justicia española. Las dos ultimas euroórdenes fueron por un delito, y se suponía que había razones para ello, que ahora no va a ser. Vamos a ver como explican el cambio porque en estos dos años no he ido a España a hacer nada que haya cambiado mi situación anterior”, ha explicado criticando la “creatividad a la carta” de la justicia española.

“Ahora te pongo una euroorden, ahora te la quito, ahora te la vuelto a presentar, ahora no me gusta el veredicto, ahora te la pido solo a ti. Es un poco raro pero soy incapaz de dar una explicación”, ha criticado sobre las decisiones adoptadas en España, un país en el que según ha asegurado, "no hay garantías" ni posibilidades de recibir un juicio justo. "Sabían que no había violencia, el tribunal lo ha confirmado, pero están haciendo ingeniería procesal. Es la demostración de que tenemos razón, de que no hay garantías, separación de poderes ni ninguna posibilidad de tener un juicio justo", ha repetido.

A disposición de la justicia belga

Puigdemont también ha indicado que ha estado, está y estará a disposición de la justicia de Bélgica, un país donde ha dicho, hay separación de poderes. “A través de mis abogados estamos a su absoluta y entera disposición. Conocen mi domicilio, mi disposición a estar presente cuando lo requieran”, ha explicado. La Fiscalía de Bruselas, que es quien se encargará de tramitar la euroorden como ya ocurrió con las dos anteriores, ha confirmado que ha recibido la petición del juez Pablo Llarena pero que dada la complejidad del caso y la existencia de dos euroórdenes anteriores necesitarán realizar un "análisis jurídico en profundidad".

Además, han recordado que España debe proporcionar todavía el mandato traducido a una de las tres lenguas nacionales (francés, alemán o flamenco) o al inglés. “Contactada, la justicia española ha afirmado que suministrará la traducción a lo largo de la próxima semana”, han explicado a través de un comunicado sugiriendo que el texto ha llegado solo en español. Esto significa que solo una vez que reciban toda la documentación traducida podrán proceder a su análisis. "Si se cumplen las condiciones, la fiscalía requerirá un juez de instrucción que decidirá sobre la validez o no del mandato y si situar a la persona buscada bajo mandato de arresto o no", han precisado sin dar plazos.

Puigdemont, sin acceso a la Eurocámara

A la espera de noticias de la justicia belga, que todo hace indicar se tomará de nuevo el caso con calma, el 'expresident' ha asegurado este martes estar tranquilo. “Estamos seguros de nuestra posición, tranquilos sobre la base de nuestros argumentos. Imagino que las razones de la parte española serán las mismas pero estamos al inicio y hay que ser muy respetuosos y prudentes en todos los pasos que se van a dar porque a lo mejor no es tan rápido como algunos sostienen”, ha avisado tras hacerse la foto acompañado de más de una decena de eurodiputados entre los que se encontraban Izaskun Bilbao (PNV), Miguel Urban (Podemos) o Geert Bourgeois (N-VA) entre otros.

Las primeras consecuencias de la euroorden, sin embargo, no se han hecho esperar. El Parlamento Europeo ya ha dado instrucciones de que se le prohíba la entrada en sus instalaciones, una medida que ya se adoptó tras la activación de la primera euroorden debido a que la Eurocámara es un lugar "inviolable", según las normas sobre privilegios e inmunidades de la cámara.