Ir a contenido

ACTO DE PRECAMPAÑA EN MADRID

Rivera se abre ahora a pactar con Sánchez para que haya gobierno tras el 10-N

Propone un "gran pacto nacional" con diez propuestas para que España salga del bloqueo

"Parece que nos han levantado el castigo si nos portamos bien", desdeña el líder del PSOE

Manuel Vilaseró / Agencias

Albert Rivera, en el acto de pistoletazo de salida de la precampaña de C’s, en Madrid.

Albert Rivera, en el acto de pistoletazo de salida de la precampaña de C’s, en Madrid. / EFE / DAVID FERNÁNDEZ

Nuevo giro de Albert Rivera. Esta vez un cambio que puede evitar otra repetición electoral. En un momento en que las encuestas le otorgan pésimos resultados, el presidente de Ciudadanos ha anunciado que levanta el veto a Pedro Sánchez y se abre también a pactar con el PSOE. No solo con el PP, como había hecho hasta ahora. El objetivo es "acabar con el bloqueo". La condición, que el líder socialista asuma un decálogo de reformas de calado que incluye frenar al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Aunque Rivera aspira a liderar el próximo Ejecutivo, "si los españoles deciden que sea el PSOE quien gobierne" y envían a Cs a la oposición, apoyará a Sánchez si asume las "reformas de Estado" que plantea el partido naranja, ha asegurado el líder de la formación naranja en su primer acto de precampaña celebrado en el auditorio de la Mutua Madrileña. 

"Me comprometo a convencer al PSOE de que rectifique, de que vuelva al constitucionalismo, al consenso y a los grandes pactos de Estado, de que vuelva a sentarse con nosotros para apoyar o para liderar, dependiendo de lo que digan los españoles", ha advertido. Horas después, en un mitin en Vigo, Sánchez le ha respondido con desdén que no busca "su apoyo" sino que le basta con que "no bloquee la formación" de Gobierno del vencedor.

"Parece que hoy Ciudadanos nos ha levantado el castigo si nos portamos bien", ha dicho antes de afearle la incoherencia de prometer el apoyo a los socialistas mientras "gobierna con la ultraderecha en toda España". 

Abadono de fundadores

Después de ocho meses de vetos durante los cuales buena parte de los fundadores de Cs han abandonado la formación por su negativa a pactar con Sánchez, Rivera dice ahora que los españoles tienen que poner lo que les une "por encima de lo que "los divide".

Pocos días antes del concluir el límite para la investidura, Rivera ya lanzó una oferta para apoyar a Pedro Sánchez, pero estaba condicionada a que éste suscribiera la propuestas de Ciudadanos y a que se sumara el PP, que se negó a hacerlo. Esta vez el giro va mucho más allá y  el acercamiento parece muy factible dado que las condiciones son muy genéricas y se centran en reformas sociales en las que no es difícil alcanzar acuerdos, según han indicado fuentes de Cs. Ni siquiera son "exigencias", sino "propuestas".  

La formación naranja no se plantea en ningún caso entrar en un hipotético gabinete socialista, sino dar estabilidad a la legislatura con una abstención o incluso no descartan un voto a favor, para que evitar que el presidente se apoye "en separatistas, nacionalistas y populistas". ambién justifican el volantazo en que antes el PSOE tenía una alternativa para gobernar pero al final no se ha materializado.

Las reformas

El propio Rivera ha explicado las reformas que propone en estos términos: "Tenemos que unirnos por la natalidad y el apoyo a las familias, la educación, contra la despoblación, premiar la meritocracia, bajar los impuestos a las familias, garantizar las pensiones dignas, luchar contra la precariedad, cambiar la ley electoral, por  una sanidad igual para todos y, sobre todo, defender España contra aquellos que quieren separarnos".

El líder socialista había acentuado en las últimas fechas sus ataques al independentismo, sin ningún reparo en amenazar con  aplicar la ley de Seguridad Nacional o el 155, el mantra que durante meses ha estado esgrimiendo Rivera. 

Acusaciones de Iglesias

Tras conocer el cambio de rumbo de Cs, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que lo que quiere Rivera es "apuntarse" a la coalición entre el PSOE y el PP por la que apuestan "los poderosos" a la vista de las bajas expectativas electorales de su fuerza política.

El PP prefiere por el momento no hacer ninguna valoración. "Esperaremos al resultado de las elecciones para valorar las propuestas de Rivera, porque este va cambiando de opinión con el paso de los días", se limitaros a comentar fuentes del partido conservador.