Ir a contenido

PSOE y Podemos recrudecen su batalla por la culpa del 10-N

"Sánchez me mintió. Me arrepiento de confiar en su palabra", señala Iglesias

El Gobierno acusa a los morados de no ser dignos de "la confianza para gestionar"

Juan Ruiz Sierra Miguel Ángel Rodríguez

Pedro Sánchez se reúne con Pablo Iglesias de Unidas Podemos en la Moncloa.

Pedro Sánchez se reúne con Pablo Iglesias de Unidas Podemos en la Moncloa.

La resaca de las frustradas negociaciones de investidura continúa marcada por los continuos ataques entre el PSOE y Podemos, pero de forma más cruenta, ahora que todo ha saltado por los aires y España ha entrado de lleno en la precampaña para las elecciones del 10 de noviembre. Mientras la derecha exhibe su sintonía, la izquierda profundiza en sus heridas. "Pedro Sánchez me mintió", dijo este viernes Pablo Iglesias. "En absoluto le mintió", contestó el Gobierno, acusando a los dirigentes de Unidas Podemos de no ser dignos de "la confianza para gestionar".

Este intercambio de acusaciones, que se prolongará como mínimo hasta los comicios, se produjo un día después de que el propio Sánchez justificara con una contundente frase su rechazo a la intención original de los morados de controlar ministerios de la importancia de Hacienda y Transición Ecológica. "Yo sería presidente del Gobierno, pero por la noche no dormiría tranquilo, ni tampoco el 95% de los ciudadanos, incluidos muchos votantes de Unidas Podemos", señaló el presidente en funciones.

Para Iglesias, Sánchez "faltó" aquí al "respeto a mucha gente". Porque lo "normal" en la mayoría de comunidades autónomas y países del entorno europeo, dijo en Antena 3, son los gobiernos de coalición. "Lo anormal es alguien que dice que para dormir bien tiene que tener todos los ministros y todo el poder", argumentó. Y esto, reconoció el líder de Podemos, que en julio rechazó la oferta del PSOE para que su formación ocupara una vicepresidencia y tres ministerios, es algo que tardó en comprender. Cuando lo hizo, según su relato, fue demasiado tarde. "Si me arrepiento de algo, es de confiar en su palabra: Pedro me mintió", dijo Iglesias.

La prueba de julio

Para los socialistas, la acusación no se sostiene. Ponen como prueba la propuesta del verano, que Podemos consideró insuficiente y Sánchez no quiso volver a ofrecer en septiembre, cuando se reanudaron tímidamente unas negociaciones de investidura que, en el fondo, ya llegaron rotas a raíz del choque inicial. Constatado el fracaso, ahora se trata de trasladar al electorado, que tendrá que votar por cuarta vez en unas generales en algo menos de cuatro años ante la incapacidad de los partidos para ponerse de acuerdo, que la culpa es del otro. El PSOE retrata a Podemos como una organización dispuesta a provocar la vuelta a las urnas con tal de contar con "algún sillón más" y Podemos retrata al PSOE como un partido alérgico a ceder cualquier parcela dentro del Gobierno central.

"Sánchez en absoluto mintió a Iglesias", dijo la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras el Consejo de Ministros. "Se les ofreció un gobierno de coalición y ellos no fueron capaces de valorarlo –zanjó desde la Moncloa-. Si uno no valora lo que tiene, tratándose del Gobierno de España, ¿cómo puede ser depositario de la confianza para gestionar?".