Ir a contenido

ENTREVISTA A LA LÍDER DE CIUDADANOS EN CATALUNYA

Lorena Roldán: "El independentismo es un tsunami porque lo destroza todo"

"España Suma sería regalarle a Sánchez el sueño de volver a las dos Españas, al pulso entre rojos y azules"

"No es Cs quien ha cambiado, sino las personas que votaron la estrategia y han cambiado de opinión"

Júlia Regué

Entrevista con Lorena Roldán, líder de Ciudadanos en Catalunya / ZML

Lorena Roldán (Tarragona, 1981) recoge el testigo de Inés Arrimadas al frente de Ciutadans con el encargo de reeditar una victoria electoral que, según las encuestas, se augura tortuosa.

¿Habrá cambios en el partido bajo su liderazgo?

Seguiremos la misma línea porque lamentablemente el escenario es el mismo. Tenemos que seguir trabajando para defender los derechos y las libertades de todos los catalanes, para ser la voz del constitucionalismo, plantando cara al separatismo y denunciando sus abusos. 

¿Ciutadans quiere elecciones?

Sí. Pedimos al señor [Quim] Torra que dé un paso al lado. No tiene ningún tipo de estrategia más allá de la confrontación con el Estado y de seguir con el 'procés', alargando este chicle que ya no da más de sí. Él sigue en su república imaginaria. No podemos someter la agenda de los catalanes a la agenda del independentismo y de la desobediencia. 

Sin embargo, en las generales, municipales y europeas quedaron lejos de aquel millón de votos y el PSC les adelantó. ¿Los catalanes están premiando el diálogo con el independentismo frente a su estrategia de confrontación? 

Se vota en clave diferente según el tipo de elecciones. No creo que se puedan comparar. En las generales pasamos de 32 diputados a tener 57 y estamos prácticamente en un empate técnico con la segunda fuerza. Hemos demostrado ser un partido de gobierno. Vamos por el buen camino. Somos los únicos capaces de reconstruir los puentes que el separatismo ha roto.

De momento, lo que vemos es un portazo a 'Catalunya Suma' y ataques a Societat Civil Catalana. ¿Cs se está bunquerizando? 

Ni mucho menos. Con Societat Civil Catalana ha habido un momento puntual, dijimos que debería apartarse un poco del tema más político, que para eso estamos los partidos, y hacer su cometido, pero tenemos toda la voluntad de sumar. En cuanto a la propuesta del PPC, creemos que hay que sumar con inteligencia y, a veces, España suma, pero la corrupción resta. 

En Navarra, sí. En Catalunya, ¿por qué no?  

Se hizo por las circunstancias  que había en ese momento en Navarra. En ningún momento hemos pensado en extrapolar esta fórmula. Entiendo que el PP lo ofrezca para ocultar un poco sus malos resultados, pero nosotros estamos pensando en otra cosa y España Suma sería regalarle a [Pedro] Sánchez el sueño de volver a las dos españas, de volver al enfrentamiento entre rojos y azules. 

El independentismo prepara una respuesta social e institucional a la sentencia del 1-O. 

La primera respuesta de un demócrata a una sentencia debe ser aceptarla y acatarla. Pero hemos visto a Torra amenazando desde hace meses con que si la sentencia no le gusta habría consecuencias. Un segundo otoño caliente. En el anterior vimos cómo los CDR campaban a sus anchas y cómo Torra los alentaba. Ahora hablan de un tsunami y creo que han escogido bien el nombre porque un tsunami destroza allí por donde pasa y eso es lo que está haciendo el independentismo. 

Su nuevo lema, "lo volveremos a frenar", ¿significa que abogarán por otro 155?

El 155 no es una propuesta, es una reacción necesaria cuando hay dirigentes que se saltan la ley. Cuando se pone en riesgo la Constitución, hay que aplicarla. Sánchez ya debería haber hecho algo, como mínimo, enviar ese requerimiento para preguntarle al señor Torra si piensa o no acatar la legalidad. Son los mismos y van a hacer exactamente lo mismo mientras Sánchez se hace el loco y mira hacia otro lado.

¿Cree que hay hechos para justificar el requerimiento?

Está muy claro que quieren repetir el golpe y nadie hace nada desde el Gobierno de España. 

Su partido critica que Sánchez se alíe con Podemos, pero ustedes y el PP no se mueven del 'no'. ¿Cuál es, entonces, la salida? 

Sánchez eligió sus socios hace mucho tiempo. Lo vimos durante la campaña con guiños al populismo y al nacionalismo. Nadie le ha obligado a pactar con Bildu en Navarra. Siempre que ha podido elegir les ha elegido a ellos. Lo que tiene que hacer ahora es ponerse de acuerdo con el señor [Pablo] Iglesias, dejarse ya de este culebrón del verano.

Dirigentes y fundadores de su partido han roto el carné por la estrategia de Albert Rivera. ¿Se ha hecho autocrítica? 

Es evidente que hay personas que no están de acuerdo con esta estrategia de 'no' a Sánchez, pero se votó en los órganos de decisión por unanimidad y estas personas, que han cambiado de opinión, en aquel momento consideraban que esa era la postura correcta. Su decisión es respetable pero no es Cs quien ha cambiado, sino estas personas. ¿Qué seríamos si, después de explicarles a los ciudadanos de qué iba a servir la papeleta naranja, luego no cumpliéramos con nuestra palabra?