Ir a contenido

SEÑALADA EN EL MARCO DE LA PÚNICA, POR EL IBI Y POR UN SUEDO DE 4.200 EUROS

La sombra de la corrupción amenaza el mandato de Díaz Ayuso

Más Madrid y PSOE tratan de frenar la investidura y presionan para el 'no' de Cs

Los naranjas dicen que su pacto con el PP incluye la dimisión de cualquier imputado

Miguel Ángel Rodríguez

Isabel Diaz Ayuso, presidenta electa de la Comunidad de Madrid.

Isabel Diaz Ayuso, presidenta electa de la Comunidad de Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

El camino de Isabel Díaz Ayuso para ser la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid se pone cada vez más difícil. A seis días de su investidura, varios medios de comunicación destaparon la relacionan de la líder del PP madrileño con miembros de la trama Púnica, su deuda con el Ayuntamiento de la capital por no pagar el IBI durante cinco años o el salario de 4.200 euros que cobró durante años en Madrid Network, una entidad público privada creada por la expresidenta de Madrid, Esperanza Aguirre. Unas informaciones a las que los conservadores no dan crédito pero que la izquierda utilizó para tratar de frenar el debate del próximo martes, situando toda la presión sobre Ciudadanos, futuro socio de gobierno de los de Pablo Casado.

La sombra de la corrupción parece amenazar el mandato de Díaz Ayuso que, por lo pronto, tuvo que ver como este jueves el PSOE Más Madrid pedían al resto de formaciones presentes en el Parlamento autonómico suspender la investidura para la situación. El secretario general socialista en la región, José Manuel Franco, aseguró que todavía hay tiempo suficiente para "evitar un gobierno heredero de la corrupción del PP". Así, lanzó la pelota al tejado del líder de Cs en Madrid, Ignacio Aguado, al que reclamó "voluntad política" para dar "un paso hacia la decencia" y apostar por el candidato socialista, Ángel Gabilondo

Íñigo Errejón, el cofundador de Más Madrid, también redobló la presión sobre los de Albert Rivera y emplazó a todos los partidos a una "reunión de emergencia" para estudiar posibles alternativas. "Durante estos meses hemos fundamentado que el PP de Madrid detenta un problema estructural que no se soluciona con la rotación de sus líderes", explicaron. A este respecto, lamentaron que "cada nueva cara" que colocan en la Comunidad "acaba salpicada por las mismas tramas, PúnicaGürtelLezo". Para terminar, dejaron un recordatorio a Aguado: "La investidura no se encuentra en los cauces democráticos adecuados para que se produzca". 

Cs esquiva la presión

Los liberales hacen caso omiso a las presiones de la izquierda madrileña alegando que su entrada en el próximo Ejecutivo autonómico -ocuparán la vicepresidencia y 6 consejerías- es la mejor garantía de que no habrá corruptelas. Pese a que la aparición de la trama Púnica dificulta un poco más el apoyo de los naranjas a Díaz Ayuso, el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, se escudó en un "programa de gobierno muy estricto" que firmaron con el PP y que implica la dimisión de todos aquellos que sean imputados por corrupción. 

No obstante, los conservadores no parecen preocupados por las consecuencias que puedan tener unas informaciones a las que restaron valor. "Nosotros no le damos demasiado crédito a todas esas noticias que salen", aseveró el secretario de Participación del PP, Jaime de Olano, que consideró que la futura presidenta de la Comunidad de Madrid supone abrir una "nueva etapa". "En el PP hemos dado un paso adelante con nuevas personas y nuevas caras al frente de los proyectos", insistió. 

La Púnica, el IBI y los 4.200 euros

En concreto, desde la sede popular de la calle Génova rechazaron la veracidad de la información adelantada por el digital 'VozPopuli' sobre la intermediación que realizaba la política madrileña con miembros de la trama Púnica para llevar a cabo campañas mediáticas que buscaban mejorar la reputación de la exlíder del PP, Esperanza Aguirre. 

Además, 'El País' desveló que desde el año 2008 y hasta el 2011, cuando entró como diputada en la Asamblea de Madrid, Díaz Ayuso estuvo empleada en Madrid Network, una entidad público-privada creada por Aguirre, donde cobraba 4.200 euros al mes. Fue a partir del siguiente año, 2012, cuando la líder del PP comenzó a acumular una deuda con el Ayuntamiento de la capital al no pagar el IBI de unas oficinas durante cinco años, según explicó Infolibre. A esto se suma el crédito de 400.000 euros que solicitó MC Infortecnia, empresa de la que su padre poseía el 25%, a AvalMadrid, una entidad semipública, y que no se ha devuelto.