Ir a contenido

COMUNIDAD DE MADRID

Díaz Ayuso se desmarca de la corrupción del PP de Madrid

La líder popular pone distancia con Cifuentes y Aguirre de cara a su investidura

El 14 de agosto buscará los apoyos de Cs y Vox para ser la próxima presidenta de Madrid

Miguel Ángel Rodríguez

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad. / JOSÉ LUIS ROCA / VÍDEO: EUROPA PRESS

Ya hay fecha para que los acuerdos alcanzados entre PPCs Vox en la Comunidad de Madrid se materialicen. El próximo miércoles, 14 de agosto, la popular Isabel Díaz Ayuso pedirá la confianza para ser la próxima presidenta de la región y, de no haber contratiempos, logrará sumar mayoría absoluta gracias a los votos de los liberales y los de extrema derecha. Sin embargo, el debate de investidura parece que estará protagonizado por otras dos mujeres que ya dirigieron la Comunidad: Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera imputarlas por la corrupción del PP madrileño, las dos exdirigentes han entrado de lleno en el argumentario de la oposición. Para desactivar los ataques, Díaz Ayuso marcó distancias con las ex presidentas autonómicas: "Soy otra persona, tengo otro perfil, otra etapa, otros proyectos".

Desligarse del pasado de su formación en Madrid parece la estrategia elegida por Díaz Ayuso que, este jueves, sentención que su relación con Aguirre y Cifuentes "es la de cualquier militante o afiliado al PP de la Comunidad de Madrid durante las épocas en las que han sido presidentas". Aunque defendió la presunción de inocencia de sus antecesoras, evitó poner la mano en el fuego por ellas: "No reniego de nadie, pero no tengo que reivindicar nada”. Una posición que, previsiblemente, será la que esgrima en su discurso del próximo martes 13 y en su turno de réplicas al resto de portavoces parlamentarios el miércoles.

Ciudadanos también uso la posible imputación de las dos políticas en beneficio propio defendiendo, aún más, su entrada en el próximo Ejecutivo autonómico. "Con los casos de corrupción o posible corrupción del PP, honestamente, no creo que haya mejor garantía de que la corrupción no se produzca en la Comunidad de Madrid que entre Ciudadanos a cogobernarla", sostuvo el líder naranja, Ignacio Aguado. En este sentido, afirmó que serán "leales" a la coalición con los populares pero que no se convertirán en "cómplices" de ningún escándalo.

La izquierda dará batalla

La alianza entre PP y Cs, que contará con el apoyo de los de Santiago Abascal desde la oposición, no sentó bien a PSOEMás Madrid y Unidas Podemos. El líder socialista, Ángel Gabilondo, reprochó a los liberales no haber permitido “explorar” un modelo de gestión diferente al del PP. Unas acusaciones que se suman a las de Íñigo Errejón (MM) e Isa Serra (UP), que el lunes lamentaron el entendimiento de los naranjas con la corrupción de los populares y la extrema derecha.