Ir a contenido

investidura de Sánchez

El PNV niega su veto a un Gobierno de coalición PSOE-Podemos

Los nacionalistas vascos exigen conocer el programa y defienden que la fórmula es "secundaria"

El Periódico / Agencias

El líder socialista, Pedro Sánchez, junto a los peneuvistas Andoni Ortuzar y Aitor Esteban en su intento de investidura tras las pasadas generales

El líder socialista, Pedro Sánchez, junto a los peneuvistas Andoni Ortuzar y Aitor Esteban en su intento de investidura tras las pasadas generales / JUAN MANUEL PRATS

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha negado que exista un veto del PNV a un posible Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos pero ha indicado que, si se pretende que el PNV sea un "cooperador necesario", no solo para la investidura sino a lo largo de la legislatura, se tendrá que hablar con la formación jeltzale sobre el programa que se va a desarrollar.

En una entrevista a la Cadena Ser, Ortuzar ha afirmado que las negociaciones entre el PSOE y el PNV están "por arrancar" y únicamente han tenido "contactos muy preliminares".

Ortuzar, que ha afirmado que habló la semana pasada sobre diversas cuestiones con Pedro Sánchez, cuando éste se encontraba en Bruselas y también lo ha hecho con Pablo Iglesias, ha señalado que tiene "lógica" que todavía no se haya abordado una negociación con los jeltzales porque son "necesarios pero no suficientes" y antes hay que "despejar incognitas mayores".

Programa de gobierno

En relación a las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos, ha defendido que se debe hablar "primero del programa", de las medidas económicas, sociales o las reformas que se van a hacer pero, en este caso, "se ha empezado la casa por el tejado o por la chimenea y, por eso sale tanto humo" que es "el reparto de unos supuestos sillones, que todavía no se sabe para ".

En este sentido, preguntado por que les parecía que Pablo Iglesias fuera ministro, ha señalado que les "da igual" y ha asegurado que "tendrá que ser ministro si la fórmula para desarrollar el programa de Gobierno que determinen recomienda que eso sea sí, pero 'per se' no".

Ante las palabras de la dirigente socialista Adriana Lastra que apuntó que a algunos grupos se les podría hacer "cuesta arriba" un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, Ortuzar, ha manifestado que "no es bueno que, para justificar uno su propia posición, utilice a un tercero, que no había hablado, ni dicho nada". "Nosotros no prejuzgamos cuál debe ser la formula de Gobierno, lo que digo es nosotros no queremos entrar al Gobierno, no tenemos ninguna ambición", ha añadido.

La fórmula es "secundaria"

El dirigente jeltzale ha señalado que lo que pide el PNV es "cierta claridad y transparencia y que se sepa cuál es el programa de Gobierno y que se espera del PNV también". En este sentido, ha afirmado que, para el PNV, la fórmula de Gobierno es "secundaria" y, con la hipótesis de un mismo programa "le daría igual" un gobierno solo del PSOE que uno de coalición, siempre que "ese programa estuviera hablado" con el PNV, no fuera "lesivo" para Euskadi y encaje "con las políticas que hay que hacer".

Por ello, ha negado que haya un veto de su partido, que no quiere ser "un factor de distorsión", a un gobierno de coalición con Podemos y ha afirmado que sería "grave error". "Lo que sí podemos exigir si alguien espera que nuestros votos empiecen en la investidura pero luego sigan entrando en la urna a lo largo de la legislatura es que se hable con nosotros de cuál va a ser el programa", ha añadido.

Ortuzar ha indicado que el PNV no puede ser "el pagafantas" aunque no pondrá vetos "de quién puede o no entrar a un Gobierno". No obstante, considera "de justicia" que se hable con los jeltzales y "si se espera que el PNV sea un cooperador necesario para hacer unas políticas y unas reformas, pues que esas políticas y reformas se discutan con nosotros".

El dirigente jeltzale ha manifestado que, si hay un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, les gustaría saber, por ejemplo, su planteamiento en cuanto a política energética o fiscalidad. Ortuzar ha señalado que le interesan más estas cuestiones que "si Iglesias es ministro o no, eso me parece secundario".

Falta de cultura de coalición

Sobre las posibles razones para que el Gobierno no quiera ir a un Gobierno de coalición con el PSOE, Ortuzar cree que, por un lado, está la "comodidad" porque se garantiza "mucho más la coherencia teniendo un Gobierno todos de pensamiento similar" y también cree que en el Estado hay una "falta de cultura de la coalición" que hace que "se tenga miedo a que la discrepancia o disidencia entre al propio gobierno".

Además, ha añadido que la forma de hacer política que ha tenido hasta ahora Unidas Podemos "te pone la mosca detrás de la oreja". "Para hacer un Gobierno de coalición que no diera sobresaltos y que estuviera muy acompasado tendrían que hacer también un acuerdo de funcionamiento del Gobierno", ha indicado.

El dirigente jeltzale ha señalado que las cosas tienen que estar "bien definidas" porque, si no, "el Gobierno salta por las aires en la primera crisis".

En este sentido, ha afirmado entender que Pedro Sánchez no quiera tener "factores de desestabilización dentro del Gobierno" porque es un Ejecutivo que no tendría la mayoría absoluta y habría que buscar "terceros apoyos" y, "si no tienes una coherencia y saltan chispas demasiado a menudo, los terceros vamos a estar mejor viendo los toros desde la barrera".

Podemos debe "dar garantías"

Ortuzar ha asegurado que Unidas Podemos debe "dar garantías" de que no va a ser un factor de desestabilización porque hasta ahora ha tenido una "posición de oposición dura coqueteando incluso con posiciones antisistemas y ahora "no es fácil pasar a dar la imagen y la realidad de que eres un partido de Gobierno".

A su juicio, es una evolución que tiene hacer este partido porque dentro del Gobierno español no se puede ser "antieuropeista" en el sentido de "no aceptar la tutela económica y presupuestaria de Bruselas". "Ese tipo de cosas son las que supongo que al candidato Sánchez le darán miedo", ha apuntado.

Ortuzar ha afirmado tener la sensación de que "los dos piensan que va a ser el otro lo que va a ceder" y eso suele ser "la peor de las cosas porque, al final, no cede nadie y las cosas se van enconando". "Desde la semana pasada a ahora, las cosas han empeorado, también es verdad que, a veces, para que las cosas se solucionen, se tiene que poner muy mal, veamos la botella medio llena", ha añadido el líder jeltzale que no cree que las relaciones entre Sánchez e Iglesias esté rota.

Apoyo del PNV

El dirigente jeltzale considera que en esa negociación se debe "hablar menos y hacer más" y ha indicado que, "si es para ayudar", pueden "contar" con el PNV, aunque ha manifestado que "'per se' no van a desbloquear la negociación". "Sobre todo hay que sentarse", ha apuntado Ortuzar, que se ha alegrado de que Sánchez vaya a llamar a Pablo Iglesias. "Es una gran noticia y luego, si llegan a una acuerdo, que discutan quién es el ministro", ha señalado.

Sobre la postura del PNV en la investidura si llega a ese debate sin los votos necesarios, ha afirmado que "tendrían que hablar" antes y ha señalado que históricamente optan por la abstención y para votar sí "tiene que haber habido una corresponsabilidad por el otro lado". Por ello, ha insistido en hablar de los "ejes" del Gobierno porque hay "muchos problemas sobre la mesa" como el modelo territorial, las relaciones entre Euskadi y el Estado en el desarrollo del nuevo Estatuto o el cumplimiento del actual.

Por otra parte, ha asegurado que la fórmula de lograr la investidura gracias a la abstención del PP o de Ciudadanos sería una "fórmula que pospondría" el debate porque "luego hay que ir a la negociación presupuestaria o de las grandes reformas".

Sobre la postura de los partidos catalanes, cree que "quieren abstenerse y que se creen las condiciones" para ello y lo que se necesita por parte de "quien va a pedir los votos" es expresar "que la vía política de futuro va a ser la del diálogo y no de la confrontación". "Hay que hacer un cambio de agujas", ha añadido Ortuzar cree que Sánchez no tendría que tener problema en aceptar esa abstención e incluso "hablar con ellos". "Nadie tiene derecho a poner vetos y a exorcizar a unas fuerzas políticas", ha afirmado.