Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Òmnium llama a la "desobediencia civil colectiva" si condenan a los presos por el 1-O

Cuixart reclama al soberanismo que "haga de la práctica de la no violencia su principal arma"

Mauri pide que el eslogan 'Ho tornarem a fer' sea una "guía para los próximos meses y años"

Júlia Regué

Manifestación con carteles con el nuevo eslogan de Òmnium Cultural.

Manifestación con carteles con el nuevo eslogan de Òmnium Cultural. / FERRAN NADEU

Òmnium Cultural se ha encomendado instruirse en la "desobediencia civil". El presidente de la entidad, Jordi Cuixart, encarcelado desde hace más de 20 meses, ideó unas jornadas que se han inaugurado este jueves, y en las que buscan compartir experiencias sobre estas tácticas. En una carta dirigida a los asistentes, ha vuelto a insistir en el eslogan 'Lo volveremos a hacer', que pronunció en su alegato final ante el Tribunal Supremo y que se ha convertido en un emblema, y ha llamado a que el soberanismo se vuelque en las calles y "haga de la practica de la no violencia su principal arma". 

"Lo volveremos a hacer, sí, con movilización constante, perseverante y llena de coraje. Y, sobre todo, que nunca nada ni nadie os arrebate la sonrisa. Recordad, la única batalla que se pierde es la que se abandona", ha apostillado. Cuixart ha escrito un libro con este mismo título, que se presentará el próximo 11 de julio, que sigue la doctrina de que "la solución al problema de la obediencia ciega es la desobediencia civil".

El portavoz de la entidad, Marcel Mauri, ha defendido que "Cuixart y el resto de presos están encarcelados por haber ejercido los derechos fundamentales" y ha avisado de que "condenar los presos políticos implica criminalizar estos derechos". "Y, si lo hacen, si condenan estos derechos, creemos que tenemos la obligación de volverlos a ejercer", ha espetado, ante la atenta mirada del 'president' de la Generalitat, Quim Torra, sentado a primera fila.

Quim Torra participa en unas jornadas de desobediencia civil de Òmnium Cultural. / GUILLEM ROSET (ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS)

Mauri ha insistido en que forma parte del "compromiso cívico y la obligación moral" defender estos derechos "cuando son vulnerados, cuando son juzgados y, como todo parece indicar, cuando son condenados", ha reflexionado, en alusión a la espera de una sentencia que se augura contundente. "El 'Ho tornarem a fer' tiene que ser una guía para los próximos meses y años", ha puntualizado.

El también vicepresidente de Òmnium ha asegurado que la entidad ha sufrido una "época intensa de represión", con multas de hasta 400.000 euros que "se ha negado a pagar", con el "secuestro" de su revista, con dos registros por parte de la Guardia Civil en su sede en la calle de Diputació de Barcelona y con el encarcelamiento de su presidente, Jordi Cuixart. "La regresión de derechos va mucho más allá del independentismo", ha defendido, y ha recordado los casos de raperos condenados por al letra de sus canciones, "más de 200.000" activistas sancionados bajo la ‘ley mordaza’ y las trabas administrativas con las que se encuentra el barco de rescate en el Mediterraneo 'Open Arms' y la detención de su capitana, que ya se encuentra en libertad. "En este contexto consideramos que es necesario formarnos como sociedad en un instrumento legítimo para transformar realidades injustas como es la desobediencia civil, que siempre es colectiva y no violenta", ha añadido.

A las jornadas que se celebran en El Born Centre de Cultura i Memòria de Barcelona participará la cofundadora de Madres Plaza de Mayo, Nora Cortiñas; el primer objetor de consciencia del Estado, Pepe Beúnza; la portavoz de Fridays for Future de Barcelona, Aitana Ralda; los activistas David FernàndezItziar González Arcadi Oliveres; la abogada y codirectora de Irídia, Anaïs Franquesa; el miembro del equipo de defensa de Cuixart, Benet Salellas; y el presidente de Advocats Europeus Demòcrates (AED), Robert Sabata.