Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA

El PP insiste en ofrecer estabilidad a Sánchez si logra ser investido

Casado apunta que no dará la presidencia al PSOE pero sí pactos de Estado

Los populares insisten en un movimiento estratégico que suma presión a Cs

Miguel Ángel Rodríguez

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado,  participa en el Concordia Europe Amcham Spain Summit 

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado,  participa en el Concordia Europe Amcham Spain Summit  / DAVID CASTRO

Las idas y venidas entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están alargando un proceso de investidura que, por el momento, no tiene visos de concluir próximamente. En este escenario de desacuerdos, filtraciones y contradicciones, el líder del PPPablo Casado, trató de aumentar la presión sobre Cs y, lejos de azuzar a la izquierda por su falta de entendimiento, tendió una mano al presidente del gobierno en funciones para construir "estabilidad durante la legislatura". Una propuesta que, puntualizó, llevaría a cabo a través de acuerdos concretos entre conservadores y socialista para sacar adelante pactos de Estado durante los próximos cuatro años.  

"He optado por hacer una estrategia responsable pero constructiva", señaló Casado, a la entrada del foro Concordia Europe Amchamspain. Explicó que no puede facilitar la permanencia de Sánchez al frente de la Moncloa porque eso supondría dejar a España "sin alternativa" y fallar a sus votantes -deja la complicada tarea de abstenerse a Cs, si Sánchez no logra encauzar el camino con Unidas Podemos-.  No obstante, sí podría sumar sus votos a los del PSOE para alcanzar una mayoría absoluta en el Congreso que permita impulsar medidas compartidas durante la legislatura.

De esta manera, Casado ofertó a su principal contrincante en la época del bipartidismo un diálogo para llegar a acuerdos en cinco grandes áreas -ya propuestas por los socialistas hace un año-: infraestructurasjusticiadefensaviolencia de género y pensiones. Un bloque de negociaciones a las que querría añadir la posibilidad de aplicar el 155 o normas complementarias para "que se cumpla la ley en Catalunya". Además, sumó al carro del diálogo la posibilidad de alcanzar una "estabilidad presupuestaria", siempre que Sánchez abandone "ese proyecto de presupuestos que pactó con la izquierda radical".

Reproches a Sánchez

Sin embargo, no todo fueron buenas palabras. Para poder cumplir con su proposición primero sería necesario que Sánchez salga investido presidente y conforme un Gobierno. Este aspecto sirvió a Casado para reprochar al líder socialista que actúa "como si tuviera mayoría absoluta" y que proyecte “la responsabilidad en otros partidos". Unas críticas que redondeó lamentando la posibilidad de una investidura fallida que lleve a "someter otra vez a los Españoles a otro proceso electoral".

También puso en el punto de mira el "debate táctico e instrumental" que considera que está haciendo Sánchez al mantener reuniones con el resto de líderes políticos sin poner ningún programa político encima de la mesa: "Yo aún no he escuchado que plan tiene para España en materia económica, en materia territorial, de relaciones internacionales...".