Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL

El pacto Colau-PSC provoca una bronca en el Parlament

Iceta y Albiach reprochan a Torra que dude de la legitimidad de un alcalde no independentista

Daniel G. Sastre

Bronca en el Parlament por el pacto entre Colau y el PSC. / FERRAN NADEU (VÍDEO: RAFA GARRIDO / ACN)

Las negociaciones para la configuración del nuevo Ayuntamiento de Barcelona se colaron esta mañana en la sesión de control del Parlament. La líder de los ‘comuns’, Jéssica Albiach, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se lanzaron contra Quim Torra por sus consideraciones sobre un eventual pacto entre Ada Colau y los socialistas para gobernar la capital catalana, demostrando que ese acuerdo está mucho más cerca de hacerse realidad que el hecho de que Ernest Maragall se convierta en alcalde.

Albiach abrió fuego con una dura intervención. La diana de sus ataques fue sobre todo la portavoz del Govern, Meritxell Budó, que se ha significado en las últimas semanas por sus salidas de tono y sus interpretaciones sesgadas de la realidad. La diputada de los ‘comuns’ preguntó a Torra si pensaba cesar a Budó, y, como contestó que no, criticó sus palabras de estos días.

“Cuando pide una respuesta de país [al pacto de Barcelona] hace declaraciones impropias. Budó no acepta la democracia y que Colau revalide la alcaldía. Es normal conformar una alternativa a la lista más votada, como también pasa en Tarragona y en Lleida. ¿Cómo encajan en esa supuesta operación de Estado?”, dijo en referencia a las dos ciudades en las que los ‘comuns’ van a apoyar al candidato de ERC.

Como Ferrusola

Sobre la portavoz, Albiach también se quejó de que se hiciera “un lío ella sola” cuando afirmó contra los números que el independentismo había ganado las elecciones en Barcelona, y de que no quisiera responder en primera instancia en castellano a una periodista que le preguntó en esa lengua. Dijo que las palabras de Budó le recordaban a “las de Marta Ferrusola” cuando la esposa de Jordi Pujol dijo que sentía como si le hubieran robado cuando se conformó el primer tripartito en la Generalitat. Y avisó: “La patrimonialización de las instituciones nos puede llevar a la corrupción”.

Iceta insistió en los mismos argumentos. Afirmó que es legítimo que Torra desee que mayorías independentistas gobiernen los ayuntamientos, pero que no puede negar legitimidad a “otras mayorías transversales”. “Tiene obligación de respetar a todos los alcaldes, también como muestra de respeto a todos los catalanes. Espero que nadie olvide esta regla de oro: hay que mirar el país entero, y no solo la parte con la que más se coincide”, añadió.

Los votos de Valls

El presidente de la Generalitat respondió primero a Albiach afeándole que la reeleción de Colau precisa de los votos de Manuel Valls. “Son los votos del ‘establishment’, del puente aéreo, de la casta, representa a los poderes del Estado todos puestos en marcha para evitar que Maragall sea alcalde. Ustedes deciden, o escogen el que ganó, y situarse en el bloque de la defensa de los derechos y libertades o escogen el pacto con Ciutadans”, dijo.

Y a Iceta le contestó reprochándole que Pedro Sánchez no haya accedido a reunirse con él, como le pidió por carta. En cualquier caso, el presidente de la Generalitat constató, sobre la coincidencia de los ‘comuns’ y el PSC: “Parece que el bipartito en Barcelona avanza a toda vela”.