29 mar 2020

Ir a contenido

En los tribunales

Uno de los acusados por ensalzar el yihadismo asegura que publicó "tonterías" para hacerse el "chulo"

La Audiencia Nacional juzga a cinco jóvenes por gestionar una red de propaganda y captación yihadista en Facebook

El Periódico / Agencias

 La sede la Audiencia Nacional, en Madrid.

 La sede la Audiencia Nacional, en Madrid. / Europa Press

Uno de los cinco acusados de ensalzar e incitar al terrorismo a través de una página de Facebook ha reconocido este lunes en el juicio que publicó contenido de corte yihadista, pero ha mostrado su "arrepentimiento" porque, ha dicho, escribió muchas "tonterías" solo para hacerse "el chulo".

Este acusado, el marroquí Ilyas El Alloui, uno de los administradores de la página de Facebook "Islam en español", ha explicado que, ante los "insultos islamofóbicos de la gente", decidió publicar en las redes sociales textos, fotos y vídeos ensalzando el yihadismo para "hacerse el duro", pero que ahora que ha "reflexionado" se ha dado cuenta de que "solo ponía inmadureces".

Ilyas está siendo juzgado desde este lunes en la Audiencia Nacional junto a otros cuatro jóvenes -dos marroquíes, un alemán y un paquistaní-, que entre el 2013 y el 2016 conformaron un grupo bajo los postulados de Dáesh.

Instaban a la yihad armada

Según el fiscal, Ilyas y Anass Bekkaoui eran los administradores de la página "Islam en español", cuyo ritmo de seguidores era "vertiginoso", y donde se registraron múltiples publicaciones donde se instaba a la realización de la yihad armada.

El Ministerio Público apunta también que Junaid Hameed -que se ha acogido a su derecho a no declarar- tenía intención de viajar a la zona del Estado Islámico, pues había manifestado su deseo de que en España se implantara el Califato y de que se acabara "con los infieles españoles".

Durante sus declaraciones en la vista, Ilyas y Anass, administradores del grupo y primos "con una estrecha relación", han asegurado que "nunca" pretendieron "influenciar a la gente" con la publicación de los vídeos y los textos yihadistas.

Ambos han asegurado que, frente a los ataques de "los que dicen que todos los musulmanes somos terroristas", decidieron compartir "irónicamente" discursos de líderes islámicos aunque "no entendían el árabe".

Asegura desconocer que era ilegal

Por su parte, otro de los acusados, que participaba en el grupo de Facebook y compartía sus contenidos pese a tampoco saber árabe, ha expuesto que su única intención era tener los vídeos y fotografías para verlas él, y que no fue hasta hace unas pocas semanas cuando se dio cuenta de que lo que había estado haciendo desde el 2011 era ilegal.

Del mismo tenor ha sido la declaración de otro acusado, que ha explicado a la Sala que, si bien se ha dado cuenta de que algunos de los contenidos compartidos eran una clara loa al Estado Islámico, él pretendía "hacer ver a la gente lo que estaba pasando, como hacen los medios de comunicación".

De este modo los cuatro han sostenido que "nunca" han pretendido aleccionar a nadie. "Para nada, jamás pensé que esto llegaría hasta aquí", ha apostillado uno.

El juicio continuará mañana con el resto de prueba testifical y pericial.

Los encausados

Los acusados tienen entre 22 y 31 años y la Fiscalía pide para cuatro de ellos 3 años de prisión por enaltecimiento del terrorismo, mientras que para un quinto solicita 8 años al acusarle de integración en organización terrorista.

Según el escrito de conclusiones provisionales, los procesados formaban parte de un grupo de Facebook denominado 'Islam en español' -con 32.000 seguidores- que inicialmente fue creado para divulgar contenido religioso, pero "con frecuencia" también se difundían otros "de carácter radical" en los que "se ensalzaban a los combatientes yihadistas", a los que definía como mártires, las acciones que llevaba a cabo el Estado Islámico y "la importancia de la yihad".

En ese grupo se llegaron a publicar contenidos en las que "se amenazaba con acciones violentas" y se afirmaba que "el shahid, el mártir musulmán, es modelo de dignidad, además de realizar numerosos llamamientos para dar el paso para hacer la yihad, tratando también de captar nuevos adeptos.

Los investigadores han identificado los múltiples mensajes que los procesados, que a veces utilizaban varios perfiles diferentes, difundieron no sólo en este grupo de la red social, sino también a través de aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp.

Denunciado por su familia

La acusación señala a uno de los cinco acusados como el que realizó "una profusa difusión de contenidos favorables a la yihad", hasta el punto de que "la interiorización de estos planteamientos y su reiterada y manifiesta intención de viajar a los territorios de los 'buenos musulmanes' donde se está aplicando la sharia generó un estado de gran preocupación, inquietud y enfrentamiento con sus padres y hermanos, hasta el punto de que estos hechos fueron puestos en conocimiento de la Policía".

En una declaración judicial, este acusado llegó a mostrarse a favor de que se implantara el califato en España y los investigadores confirmaron que incluso contactó con terroristas del Estado Islámico, a los que envió 150 euros por medio de una empresa dedicada a las transferencias internacionales de dinero a través de un intermediario en Líbano, que a su vez se lo hizo llegar a un muyahidin en Siria.

Asimismo, el procesado realizó un "especial seguimiento" de jeques radicales a los que consideraba "formadores de su concepción del Islam" y con los que mantenía contacto directo a través de las redes sociales, además de difundir sus discursos radicales, previa edición y traducción al castellano.

A través de una amplia red de perfiles y cuentas en diferentes plataformas y redes sociales, el procesado elaboraba textos sobre el Estado Islámico y llevó a cabo una "continuada actividad de adoctrinamiento".

Por todo ello, la Fiscalía ha decidido acusar a este quinto procesado por integración en organización terrorista, mientras que se limita a proceder por enaltecimiento contra el resto de acusados, al considerar que su actuación no salió de las redes sociales.