22 feb 2020

Ir a contenido

CITAS CON LAS URNAS

Batet devuelve la sonrisa al PSC

Los socialistas celebran el triunfo en España y su segundo puesto en Catalunya

La ministra pone fin a una década de sangría de votos en las generales

Roger Pascual

Jaume Collboni felicita con dos besos en las mejillas, a Meritxell Batet.

Jaume Collboni felicita con dos besos en las mejillas, a Meritxell Batet. / FERRAN NADEU

Hace más de una década que el PSC no celebraba una victoria electoral. Desde el 2008, en el que los socialistas estaban empadronados en la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y la Moncloa, habían extraviado votantes en cada noche electoral. La última que albergó la histórica sede de Nicaragua, las catalanas del 21-D del 2017, se frenó por fin la sangría, mejorando por primera vez en votos y recuperando un escaño. Tras aquel tímido brote verde, alegría menor para un partido que seguía añorando sus tiempos de grandeza, han celebrado el triunfo en España y su segundo puesto en Catalunya.

Meritxell Batet le ha devuelto la sonrisa al PSC en el bautismo electoral de la sede de Poblenou. La ministra de Política Territorial y Función Pública ha vivido una noche bien distinta a la de su estreno como cabeza de lista en el 2016, donde el PSC cosechó los peores resultados de su historia con siete diputados en las generales. La candidata ha capitaneado una campaña solvente en el que la táctica era aguantar los buenos resultados que le auguraban las encuestas. Con el plan de juego muy claro, sin meterse en charcos que provocaran resbalones inoportunos, la estrategia ha terminado siendo un éxito.

"Hemos vuelto a ganar las elecciones generales y Pedro Sánchez volverá a ser presidente de España", ha sentenciado Batet, aclamada en la sede a la hora de valorar los resultados, celebrando que las derechas no sumen. "El PSC sube más de 350.000 votos y cinco escaños y ganando en la circunscripción de Barcelona", ha destacado la ministra, que ha puesto también en valor que en la capital catalana han doblado resultados y ganado en cinco de los 10 distritos.

Tras felicitar a ERC por su triunfo en Catalunya y agradecer la "histórica participación", ha querido apuntar que 10 meses después aquel Gobierno surgido de la moción de censura es "más fuerte con 40 diputados más". "Por encima de la crispación e insulto que algunos ha querido imponer, los socialistas hemos obtenido un claro apoyo para conseguir avanzando en la convivencia", ha clamado.

Batet ha querido agradecer a los que les han votado por primera vez, a los que nunca les han dejado de votar y a los que han vuelto a confiar en ellos, en alusión a los desencantados que se habían marchado a Ciudadanos y En Comú Podem en las últimas contiendas. El PSC ha recuperado antiguos feudos como Santa Coloma de Gramenet, doblando casi a unos 'comuns' que le habían arrebatado allí la batalla por voto popular en las dos últimas generales. Si en el 2016 la confluencia de Xavier Domènech sacó 12 diputados por 7 de los socialistas, la proporción se ha invertido, visibilizando meridianamente el trasvase de votos en la izquierda no independentista.