Ir a contenido

28-A

Poble Lliure decide concurrir a las generales pese al portazo de la CUP

La formación parlamentaria advierte que habrá "consecuencias" y activa mecanismos de debate para abordar el conflicto

Júlia Regué

Los diputados de la CUP en el Parlament, Vidal Aragonés, Maria Sirvent y Carles Riera.

Los diputados de la CUP en el Parlament, Vidal Aragonés, Maria Sirvent y Carles Riera.

Poble Lliure, partido político que forma parte de la CUP, ha decidido este martes en consejo nacional impulsar una candidatura a las elecciones generales del 28-A pese a la decisión 'cupaire' de no correr esta carrera electoral. La resolución ha hecho temblar los cimientos de la CUP y ha abierto una crisis interna. En un comunicado, la formación con representación parlamentaria ya ha advertido de "consecuencias en la construcción de la unidad popular" y de "afectación directamente al marco de relaciones establecido hasta ahora", al tiempo que ha activado mecanismos de debate "necesarios" para responder a esta deriva.

"Poble Lliure apostábamos por que fuera la CUP quien asumiera el rol de articular una candidatura rupturista para estas elecciones, pues no hay que dejar espacio ni al reformismo ni al neoautonomismo", han señalado en un comunicado posterior al encuentro. "Por este motivo, Poble Lliure ha tomado la decisión de comenzar a trabajar para que el próximo 28 de abril haya una candidatura a las elecciones del estado español que defienda estos objetivos. Y emplazamos al conjunto de personas y colectivos independentistas, republicanos y de izquierdas a participar", han apostillado.

La militancia de la CUP sentenció el pasado domingo que su "acción política no pasa por el Congreso de los Diputados" y que "no se dan las condiciones necesarias para convertirse en una candidatura auténticamente rupturista y transformadora en el Estado español", según explicó la portavoz del secretariado nacional, Mireia Boya.

Desde Poble Lliure siempre se mostraron partidarios de dar el salto a Madrid alegando que "el pueblo catalán ha demostrado en los últimos meses un alto nivel de conciencia en favor de una república catalana independiente, que contrasta con las líneas sostenidas por las direcciones de algunos partidos que pretenden representar al independentismo y adoptan un discurso reformista inviable". En este sentido, llamaron a representar "un voto sólido y útil para la ruptura", frente a la papeleta posconvergente y republicana.

Advertencia de la CUP

La decisión de Poble Lliure pone en un brete a la CUP, que deberá decidir cómo afronta que un partido político integrado en su formación tome su propio camino después de su portazo a confeccionar una lista para el 28-A.

En un comunicado, la CUP ya ha avisado de que activará "los mecanismos y espacios de debate de la organización para dar respuesta a esta situación y en las relaciones políticas que se derivan". Fuentes de la organización explican a este diario que estudiarán fórmulas para abordar este conflicto en sus asambleas territoriales y que elevarán sus respuesta al consejo político que se celebra el día 23 de marzo. Por el momento, el secretariado nacional no se plantea llevar la decisión de Poble Lliure a la Comisión de Garantías, aunque cualquier militante podría hacerlo para que el caso sea estudiado. 

Fuentes de Poble Lliure defienden que no entran en contradicción con la CUP porque son un partido político registrado de forma autónoma y añaden que en los estatutos de la formación con representación parlamentaria no se establecen sanciones por esta maniobra. A partir de ahora, señalan, intentarán agotar las posibilidades para llegar a un acuerdo con Som Alternativa y Pirates de Catalunya. Pero los tiempos no les acompañan. Este viernes día 15 se termina el plazo para poder presentar coaliciones ante la Junta Electoral y el próxima día 25 finalizan las candidaturas en solitario.

Som Alternativa reiteró en un comunicado su voluntad de concurrir a las elecciones generales porque considera "imprescindible que haya una propuesta electoral que garantice que los votos de la gente que puso el cuerpo el 1-0 para defender la democracia no servirán para poner gobiernos en España que no asuman radicalmente y claramente el derecho a la autodeterminación".