Ir a contenido

Víctimas del terrorismo

Urkullu carga contra ETA y llama a proclamar que "matar, extorsionar y secuestrar fue injusto"

El lehendakari anima a "construir el presente y el futuro" y a "asentar una memoria crítica del pasado"

El Periódico / Agencias

El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene en el pleno de Política General.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene en el pleno de Política General. / David Aguilar (EFE)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha realizado un llamamiento a todos a manifestar "al unísono", tras la disolución de ETA, que "matar, extorsionar, secuestrar, torturar o agredir, fue injusto". Además, ha animado a "construir el presente y el futuro" de la convivencia con el "punto de partida" de reconocimiento de que lo que ocurrió en el pasado "fue injusto".

Urkullu, acompañado de los consejeros del Gobierno Vasco, ha participado en el acto organizado en San Sebastián con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, bajo el lema 'Fue injusto. Gizartea eta biktimak elkarrekin oraina eta etorkizuna eraikiz'(Sociedad y víctimas, juntas construyendo el presente y el futuro)'.

En el homenaje, al que han asistido miembros de todos los partidos con representación parlamentaria -encabezados por sus líderes, como Idoia Mendia (PSE-EE), Alfonso Alonso (PP) o Lander Martínez (Elkarrekin Podemos)-, se ha ausentado EH Bildu como tal -aunque EA ha estado presente con su secretario general, Pello Urizar, a la cabeza-, al considerarse "excluido" por el eslogan elegido.

Asistentes

Al acto, que ha comenzado con una pieza musical en memoria de las víctimas, también ha asistido la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, la directora de Gogora, Aintzane Ezenarro, el delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, el Arateko, Manuel Lezertua, o la rectora de la UPV/EHU, Nekane Balluerka.

Asimismo, ha contado con la presencia de los diputados generales de Gipuzkoa y Álava, Markel Olano Y Ramiro González, los alcaldes de San Sebastián y Bilbao, Eneko Goia y Juan María Aburto, la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Eider Mendoza, diputados forales de Gipuzkoa, y representantes de la Corporación municipal donostiarra. Un total de 37 víctimas de ETA, GAL y el Batallón Vasco-Español, así como representantes de asociaciones han tomado parte en el homenaje.

El presidente del Gobierno Vasco ha leído un manifiesto, en el que ha emplazado a "seguir haciendo una pedagogía crítica de la memoria", y ha transmitido a las víctimas el mensaje de que "fue injusto". "Después del desarme y disolución de ETA, una tarea pendiente es manifestar al unísono que matar, extorsionar, secuestrar, torturar o agredir, fue injusto", ha asegurado.

Además, también se ha referido al Batallón Vasco Español, el GAL y organizaciones terroristas similares, para reiterar que también "fue injusto" porque "su violencia provocó víctimas y sufrimiento que no siempre fue reconocido y, en algunos casos, ni siquiera investigado".

"Memoria crítica del pasado"

Tras defender el derecho de los damnificados "a la verdad, la justicia y la reparación", ha explicado que la conclusión es que "nunca debió ocurrir y nunca más debe repetirse". Por ello, ha instado a "asentar una memoria crítica del pasado en todo aquello que supuso vulneración de derechos humanos".

"Vivimos en el siglo XXI, mientras no se aborde esta tarea, estaremos atados al pasado siglo. Es un principio tan básico como fundamental. Se trata de asentar una memoria crítica del pasado en todo aquello que supuso vulneración de derechos humanos", ha remarcado.

El mandatario vasco ha destacado que el contenido de este mensaje "se proyecta al presente y al futuro" y, además, "mira de frente a los ojos de cada víctima para decirle algo que necesita escuchar". "Necesita saber que no hubo nada que tuviera más valor que la vida de su familiar asesinado. Es justo que escuche decir, con claridad, que el sufrimiento que padeció fue injusto", ha insistido, al tiempo que ha apelado al "futuro de la convivencia y la cultura de paz, de los derechos humanos y del nunca más".

Iñigo Urkullu ha asegurado que "la convivencia no significa estar de acuerdo en todo", pero sí "asumir dos principios democráticos y éticos: derechos humanos y pluralismo", y ha defendido "frente a la espiral cerrada de la violencia, la espiral abierta de la convivencia". "El punto de partida es reconocer que fue injusto para que sociedad y víctimas, juntas, podamos construir el presente y el futuro de nuestra convivencia", ha concluido