Ayuda desde la extrema derecha catalana

Un empresario catalán donó 50.000 euros a Vox en momentos críticos

El benefactor, anónimo, estaba alarmado por el 'procés' independentista, según la formación de Abascal

Santiago Abascal, durante el desayuno del Club Siglo XXI.

Santiago Abascal, durante el desayuno del Club Siglo XXI. / EUROPA PRESS

1
Se lee en minutos
Luis Rendueles

Vox es un partido eminentemente masculino y su fuerza radica sobre todo en Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana. En 2014 y 2015, Vox estaba en plena travesía del desierto y sus dirigentes no veían ningún oasis. Para un partido político, el agua es el dinero y el dinero no entraba en Vox, mucho menos tras el fracaso y los gastos de las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 y la posterior salida de la dirección de Alejo Vidal-Quadras.

Las cuentas oficiales presentadas por el partido en aquellos años presentaban pérdidas de 68.000 y 51.000 euros y un patrimonio neto negativo, por lo que el Tribunal de Cuentas alertó de la situación y dio un plazo de dos años para corregirla. Fue entonces cuando el dinero, el agua llegó a la formación de extrema derecha desde Catalunya. Iván Espinosa de los Monteros, fundador del partido y actual vicesecretario de Relaciones Internacionales, lo recuerda bien. “Fue un hombre, un empresario catalán que hizo un gran sacrificio personal y vendió parte de su patrimonio para donar el máximo legal al partido”. La legislación española permite hacer donativos por un máximo de 50.000 euros a un partido cada año.

Noticias relacionadas

El benefactor catalán, del que el dirigente de Vox no quiere dar datos, estaba alarmado por el procés independentista que estaba entonces arrancando en su tierra y aportó al menos 50.000 euros, el límite legal, en un año. Se trató en aquella etapa crítica del mayor donante del grupo, ya liderado por Santiago Abascal.

¿Sigue vivo el misterioso hombre catalán que dio vida a Vox cuando agonizaba? Espinosa de los Monteros lo confirma. “En su momento fuimos a verle y le agradecimos lo que había hecho por el partido. Está vivo y seguimos en contacto con él”. Ahora, a Vox el oxígeno, el agua y el dinero le llegan por muchos más caminos.

Temas

Catalunya Vox