Ir a contenido

Convención de Bienestar Social del PP

Casado promete limitar los decretos-leyes en periodo electoral

En un acto en Ferrol acusa a Sánchez de querer, "con viernes electorales" que "los españoles le paguemos la campaña con nuestro dinero"

Promete eliminar el gravamen sobre planes de pensiones y ahorro y el impuesto de sucesiones, y rebajar el IRPF y el impuesto de sociedades

Juan José Fernández

Casado acusa al Gobierno de instrumentalizar las instituciones en su beneficio. En la foto, Casado en un acto celebrado en Ferrol. / KIKE DELGADO (EFE / VÍDEO: ATLAS)

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se ha comprometido a limitar por ley la capacidad legislativa del Gobierno en precampaña y campaña electoral. En un acto celebrado este sábado en Ferrol (A Coruña) ante militantes gallegos, Casado ha prometido que, si gobierna, "lanzaremos una ley para que no se pueda utilizar el mecanismo de los reales decretos usando el dinero de los contribuyentes para financiar campañas".

El líder del PP ha atacado los sucesivos anuncios de decretos del Gobierno en los consejos de ministros de los viernes, los llamados viernes sociales, a los que Casado ha tildado de "viernes antisociales" y "viernes electorales", que consisten en "decirle a la cara a los españoles que (los socialistas) van a financiar su campaña con nuestro dinero", mediante el método de "presentar cosas que no podrán aprobar y que no podrán pagar".

Pablo Casado ha viajado a Ferrol -es su séptimo viaje a Galicia en medio año- para clausurar la Convención del Bienestar Social de su partido, celebrada este sábado en la localidad coruñesa. Durante su intervención, ha reservado dardos para Pedro Sánchez –"Cuando nos fuirmos del Gobierno, se creaban 7.900 nuevos empleos cada día, y ahora Sánchez no puede impedir 6.800 nuevos parados cada día"-, pero también para su partido rival en el espacio de la derecha: "Ciudadanos está celebrando hoy un acto en Barcelona con el ministro del paro, Corbacho".

Ley de lenguas

Casado ha defendido en Ferrol el proyecto de una Ley de Lenguas anunciado por los populares, y ha prometido nuevas medidas en materia fiscal y sanitaria.

En un escenario decorado con imágenes de un cielo azul con nubes blancas y una ondeante bandera de España, Pablo Casado ha querido defender su proyecto para convertir en vehicular el castellano en la educación en todo el territorio español.

Casado ha revindicado "las lenguas cooficiales", pero ha afirmado que su ley de lenguas "garantiza la igualdad de oportunidades entre españoles" y aplica la doctrina del Tribunal Constitucional en la materia. Al defender el castellano como lengua vehicular "lo que decimos es que eso debe estar garantizado", ha resumido, sin extenderse más en una propuesta acogida con polémica en Catalunya y Euskadi.

Impuestos y Sanidad

Pablo Casado ha aprovechado el acto de Ferrol para lanzar otra promesa electoral: la desaparición de "los impuestos más injustos, los de doble imposición" –los de las herencias, donaciones y sucesiones, y el de actos jurídicos documentados, que ha enumerado- y una rebaja en el IRPF y el impuesto de sociedades, pero además, y esta es la novedad, un gobierno presidido por él "garantizará el blindaje final del ahorro".

O sea, no gravará en ciertas situaciones la capitalización de la primera vivienda, ni los planes de ahorro particulares ni los planes de pensiones, de manera que el ciudadano "no va a tener un gravamen fiscal a la hora de acceder a ese ahorro si ya no tiene ingresos".

El presidente de los populares ha prometido también cambios en el sistema sanitario, respetando las competencias autonómicas, para "que el ciudadano pueda decidir a qué hospital va no dependiendo de un código postal".

Al final de su intervención, y en la reciente línea de corregir algo la imagen radical de su candidatura, Pablo Casado ha descrito al PP como "el partido de centro reformista, el partido de la moderación, que puede hablar, que puede pactar a izquierdas y derechas sin perder nuestros valores" 

Bienestar social

Una alocución de Ana Pastor ha servido para presentar la intervención de Pablo Casado. Ante una concurrencia de militantes coruñeses del PP, la presidenta del Congreso se ha recordado en su calidad de médica, como la conocen en la ciudad. "Soy la doctora Pastor", ha dicho, antes de recordar que, si en España hay una cartera mínima de servicios sanitarios iguales en las distintas comunidades autónomas, "es por una ley del Partido Popular".

Antes del acto de clausura, Ana Pastor ha participado en una mesa redonda moderada por la vicesecretaria general de Política Social del PP, Cuca Gamarra, junto a dos ex altos cargos de gobiernos del PP, la exministra de Empleo, Fátima Báñez, y la ex secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero.

Tour gallego electoral

En el acto de clausura han intervenido también el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el exconselleiro de la Xunta y candidato a la alcaldía, Manuel Rey.

El candidato popular -y exalcalde- ha pedido a Feijóo y Casado que contribuyan a desbloquear los proyectos de construcción en los astilleros ferrolanos de las fragatas F-100 de la Armada.

El presidente gallego ha recordado que el presupuesto de esas fragatas, 250 millones de euros, "lo dejó consignado el presidente Rajoy y aún no lo ha ejecutado Pedro Sánchez". Feijóo ha reivindicado como un patrimonio de gestión de su partido "que España pasara de seis millones de parados a tres y medio", basándose en "la creación de riqueza y su reparto proporcional. La mejor política social es crear riqueza, no destruirla".

Feijóo ha aludido a Pedro Sánchez argumentando que "hay líderes políticos que no tienen balance ni logros, y por eso necesitan libros que hablen de ellos".

Por la tarde, Pablo Casado se desplaza a Santiago de Compostela para apoyar en un paseo callejero al candidato a alcalde de la capital gallega, Agustín Hernández, y posteriormente hacer lo mismo a pie de calle en A Coruña con la candidata a la alcaldía, Beatriz Mato