Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

El Supremo fija el inicio del juicio del 'procés' para el 12 de febrero

Rajoy, Sáenz de Santamaría, Montoro, Urkullu, Mas, Millo, Torrent, Rufián y Tardá, entre los testigos del juicio

El tribunal comunica los seis primeros días de la vista oral para cuestiones previas y el interrogatorio de los acusados

Ángeles Vázquez

Vista por las cuestiones previas del caso del 1-O, en diciembre pasado. En la imagen, Manuel Marchena (en el centro) preside el tribunal junto a los jueces Andrés Martínez (izquierda) y Juan Ramón Berdugo.

Vista por las cuestiones previas del caso del 1-O, en diciembre pasado. En la imagen, Manuel Marchena (en el centro) preside el tribunal junto a los jueces Andrés Martínez (izquierda) y Juan Ramón Berdugo. / BALLESTEROS (EFE)

El Tribunal Supremo ya ha señalado el juicio del 'próces'. Comenzará el próximo 12 de febrero, según confirmaron a este diario fuentes jurídicas. La vista está previsto que se prolongue unos tres meses para poder dictar la sentencia después de las elecciones de mayo, antes del verano. Durante ese tiempo ante la Sala Segunda desfilarán centenares de testigos, entre ellos, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, propuesto por la acusación que ejerce Vox y varias de las defensas de los procesados, en un auto que se dará a conocer a lo largo de este viernes.

Entre los centenares de testigos citados, que incluyen los 256 propuestos por la fiscalía y la Abogacía del Estado, también están la exvicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, el expresidente de la Generalitat Artur Mas, el lehendakari, Iñigo Urkullu, el presidente del Parlament, Roger Torrent, diputados como Gabriel Rufián y Joan Tardá, la excoordinadora general del PDECat Marta Pascal, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y el ex delegado de Gobierno en Cataluña, Enric Milló

El día 12 consta en una diligencia de ordenación de la letrada de la Administración de Justicia (antes secretaria judicial) en la que se informa de las primeras sesiones del juicio: el 12, 13, 14, 19, 20 y 21, días en las que está previsto que se celebren las cuestiones previas, en las que las defensas alegarán la vulneración de derechos fundamentales que consideran cometidos, y la declaración de los 12 acusados, que, previsiblemente, iniciará el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. El juicio en principio se celebrará los martes, miércoles y jueves, de 10 a 18 horas. Por eso esos han sido los días señalados durante las dos primeras semanas.

Aunque esta es la primera convocatoria de este juicio, ha habido varios aplazamientos respecto a la fecha que se calculaban, a través de los oficios con los que el presidente de la Sala Segunda, Manuel Marchena, comunicaba al Ministerio del Interior cuándo los presos debían estar a su disposición en cárceles madrileñas, traslado que se realizará este viernes. En un principio los solicitó para la última de semana de enero y después para que estuvieran en Madrid "en fechas próximas al 5 de febrero".

Finalmente en el ánimo del tribunal han pesado los escritos presentados por Oriol Junqueras y Raül Romeva por un lado, que quería tres semanas desde que se convocara el juicio, y Jordi Cuixart por otro en los que anunciaban nulidades si la vista se iniciaba inmediatamente tras conocer el auto en el que se fijan los testigos. Al final el tribunal ha decidido que se celebre con una diferencia de 11 días, teniendo en cuanta que todas sus notificaciones anunciaban que el juicio incluso comenzara antes.

Auto de prueba

Los siete magistrados que juzgarán a los 12 líderes del 'procés' acusados de rebelión, sedición y malversación han estudiado los más de 1.800 folios presentados por las defensas para pedir su absolución y los 300 de las acusaciones para pedir su condena. Al final, entre los admitidos por el tribunal figura el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy por el intercambio de comunicaciones que se cruzó con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en relación con la declaración unilateral de independencia.

En cambio, se ha rechazado el del propio Puigdemont, ya que de no haber huido se sentaría él mismo en el banquillo de los acusados y el de los exmiembros de la Mesa del Parlament respecto a los que las actuaciones se trasladaron al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, al estar solo acusados de desbodiencia.