Ir a contenido

LOS JUICIOS DEL 'PROCÉS'

El tribunal del 'procés' citará a Rajoy como testigo por su contacto con Puigdemont

Descarta aceptar la testifical de Felipe VI y de otros procesados, como el 'expresident' y los exmiembros de la Mesa

Los magistrados darán a conocer la próxima semana el auto en el que concretarán las pruebas del juicio

Ángeles Vázquez

La fachada del Tribunal Supremo, donde en breve se celebrará el juicio al ’procés’

La fachada del Tribunal Supremo, donde en breve se celebrará el juicio al ’procés’ / DAVID CASTRO

Los siete magistrados del Tribunal Supremo que juzgarán a los 12 líderes del 'procés' siguen trabajando en el auto que concretará la prueba que se realizará durante el juicio que comenzará "en fechas próximas al 5 de febrero". A medida que avanzan las deliberaciones han ido trascendiendo algunas de sus decisiones, como que aceptarán el testimonio del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy o que rechazarán el de todas las personas que fueron procesados por los hechos que se van a juzgar, lo que ocurre con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los seis exmiembros de la Mesa del Parlament que serán juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Rajoy, que ya cuenta con la experiencia de declarar como testigo del juicio de la Gürtel, será citado en relación con los contactos que mantuvo con el 'expresident' para saber si se había proclamado o no la independencia. Fuentes jurídicas explicaron a EL PERIÓDICO que en un juicio se puede llamar a declarar como testigo a un imputado en otro procedimiento, pero no a quien sea investigado en el mismo. Ello permite que comparezca el exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero, acusado de rebelión en la Audiencia Nacional, pero impide que lo haga Puigdemont, que de no haber huido a Waterloo también sería juzgado en el Supremo o incluso los seis exmiembros de la Mesa del Parlament a los que solo se procesó por desobediencia y que serán juzgados en Catalunya. 

Excepción legal

Tampoco será citado como testigo el Rey, cuyo testimonio fue solicitado por la defensa del expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez por su discurso del 3 de octubre. Esta decisión era la prevista con el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en la mano, en el que se exceptúa al monarca de la obligación de declarar del resto de ciudadanos.

El criterio del alto tribunal para aceptar o rechazar la prueba que se celebrará en el juicio es que los testigos solicitados aparezcan en el relato de hechos cin el que la acusación, especialmente fiscal, fundamenta la rebelión. De ahí que tampoco sorprenda que se rechace citar al portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, cuyo testimonio se pedía por el wassap en el que se atribuía el control de la Sala Segunda y que llevó a su presidente, Manuel Marchena, a renunciar a presidir el Supremo. Un asunto que quedó zanjado al ser rechazada la recusación que las defensas interpusieron contra el magistado que presidirá la vista. 

Ante la proximidad del juicio también se van adoptando otro tipo de decisiones imprescindibles para su desarrollo. La Sala de Gobierno del alto tribunal ha acordado que los procesados presos, al llegar al tribunal y durante los recesos, permanezcan recluidos en la sala de conferencias, situada una planta por debajo de donde se celebrará la vista.