Ir a contenido

RENUNCIA DE LA MEDALLISTA OLÍMPICA

Ruth Beitia renuncia a ir a las autonómicas en Cantabria y deja la política

La exatleta comunica a Casado que su decisión se debe a razones "estrictamente personales y familiares"

Agencias

Ruth Beitia, en la inauguración de la convención del PP, el pasado viernes, 18 de enero, en Madrid, junto al líder popular de Extremadura, José Antonio Monago.

Ruth Beitia, en la inauguración de la convención del PP, el pasado viernes, 18 de enero, en Madrid, junto al líder popular de Extremadura, José Antonio Monago. / EFE / CHEMA MOYA

La exatleta Ruth Beitia renuncia a ser la candidata del PP a la presidencia de Cantabria. La medallista olímpica ha trasladado al presidente del partido, Pablo Casado, su decisión de abandonar la vida política por razones "estrictamente personales y familiares".

Beitia deja la Secretaría de Deportes y su puesto en la Ejecutiva Nacional del PP, además de su escaño en el Parlamento regional. El partido propondrá a la presidenta de los populares en Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, como cabeza de lista para las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo.

La exatleta fue designada por la dirección nacional del PP hace apenas 15 días -en contra de la dirección regional- para encabezar la candidatura a los comicios autonómicos. Beitia ha agradecido el respaldo de Casado -de cuya ejecutiva es miembro desde septiembre- y de "todo" el PP al haber depositado su confianza en ella durante sus algo más de 10 años de actividad política.

El patinazo de los maltratos

Unos días después de su designación como presidenciable de Cantabria, protagonizó un sonado patinazo al apostar en una entrevista radiofónica por "tratar por igual" a mujeres, hombres y animales cuando sean víctimas de maltrato. "Se debe tratar por igual a un animal que es maltratado, a una mujer y a un hombre porque todos somos seres humanos, y hay que valorar cada caso por individual", dijo en Onda Cero.

Posteriormente, y tras la oleada de críticas a sus palabras, pidió disculpas matizando que se había "expresado mal" y que se había "entendido algo diferente" a lo que quiso decir en realidad. "Lamento profundamente que los nervios del directo me hayan jugado una mala pasada. Espero que todos nos centremos ahora en lo importante, que es defender los derechos de las mujeres, y no en anécdotas", tuiteó.