Ir a contenido

TERREMOTO EN LA ENTIDAD

Societat Civil destituye a su presidente por presuntas irregularidades económicas

La junta cesa a Rosiñol y a otros tres miembros tras detectar elevadas facturas "sin autorización" a la empresa en la que trabaja el líder

Júlia Regué

José Rosiñol durante una rueda de prensa, el pasado 11 de diciembre.

José Rosiñol durante una rueda de prensa, el pasado 11 de diciembre. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

Cisma en la cúpula de Societat Civil Catalana (SCC). La reunión de la junta celebrada el miércoles se zanjó con la destitución de su presidente José Rosiñol, y de otros tres miembros con altas responsabilidades Miriam TeyFerran Brunet y Sixto Cadenas acusados de presuntas irregularidades en la gestión económica. 

Según avanzó el digital 'Crónica global' y confirmó EL PERIÓDICO, el resto de miembros de la dirección les señaló por incurrir supuestamente en un "conflicto de intereses" después de detectar facturas a la empresa de publicidad 'Manifiesto' -en la que trabaja el hasta ahora líder-, por el importe de 584.000 euros en el 2017 y de 620.000 euros en el 2018, unos gastos que representarían más de la mitad de los movimientos totales registrados. Además, localizaron una transferencia de 21.000 euros al mes a la misma empresa sin informar previamente y sin "retorno conocido". Unas decisiones que habrían tomado "al margen de la junta" y por las que el sector crítico llevaba desde julio reclamando explicaciones.

La tensión se acrecentó y estatutos en mano cesaron al grupo. Algunos abandonaron el encuentro, otros ni tan siquiera acudieron, pero los nueve restantes de los doce que se sientan en la dirección aprobaron el nombramiento del vicepresidente Álex Ramos como nuevo presidente. La vicepresidencia la ocupará por el momento Isabel Fernández Alonso, la secretaria será Irene Álvarez, y el tesorero, Xavier Marín, mientras que Óscar Uceda se mantiene en el segundo lugar de la cúpula. 

Pero Rosiñol optó por convocar de madrugada una asamblea general que, según fuentes internas, aún no ha sido convocada pero que previsiblemente tendrá lugar el próximo 17 de enero. En el orden del día aparece la ratificación de los nuevos cargos y la aprobación de los presupuestos y las liquidaciones del 2017 y 2018. En manos de los socios está la ratificación de los cargos y el mantenimiento de una junta que se tambalea.

En un comunicado, SCC aseveró que procedieron a "reestructurar" los cargos e incidieron en que se trata de una reforma "provisional", a la espera del encuentro de socios, y achacaron los ceses a "desacuerdos en los procesos de toma de decisiones, completamente ajenos a criterios ideológicos". Pero otras fuentes de la entidad apuntan que el conflicto podría ahondarse también de una disputa ideológica. Los dirigentes desbancados han sido tradicionalmente ubicados en el espacio de la centroderecha mientras que Ramos y sus seguidores pertenecen a un sector más anclado en el socialismo. 

Bajo la tormenta, decidieron suspender la atención a los periodistas prevista con motivo de las protestas contra el Consejo de Ministros en Barcelona.