Ir a contenido

PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

El Rey reivindica la vigencia de una Constitución fruto de "la concordia"

Felipe VI defiende en su discurso una ley fundamental que reconoce "la diversidad de lenguas y territorios"

El monarca evita alusiones a su reprobación por el Parlament mientras el Gobierno recurre al TC

El Periódico

Felipe VI, en la plaça de Catalunya, el día del minuto de silencio por las víctimas del 17-A.

Felipe VI, en la plaça de Catalunya, el día del minuto de silencio por las víctimas del 17-A. / FERRAN NADEU

El rey Felipe VI ha subrayado en su discurso pronunciado durante la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias que la Constitución española de 1978 "reconoció también la diversidad de sus orígenes, culturas, lenguas y territorios", lo que representa "un gran ejemplo" del que los españoles pueden estar "orgullosos". 

El monarca se ha limitado a lanzar esta reflexión justo el día en que el Gobierno ha iniciado los trámites para presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la reprobación del Parlament catalán a Felipe VI por su discurso tras el 1-O. Y la ha hecho aprovechando que la Carta Magna está a punto de cumplir los 40 años dentro de pocos días. 

En su alocución, el Rey ha recordado que el próximo 6 de diciembre se celebra "una fecha verdaderamente inolvidable" en la historia de España, como es el 40º aniversario del referéndum en el que se ratificó la Constitución. "Una Constitución fruto de la concordia entre españoles, unidos por un profundo deseo de reconciliación y de paz; unidos por la firme voluntad de vivir en democracia. Una Constitución que recuperó para el pueblo español la soberanía nacional y que devolvió a los españoles su libertad y su condición de ciudadanos", dijo antes de destacar que "reconoció también la diversidad de sus orígenes, culturas, lenguas y territorios".

Celebración por todo lo alto

El monarca adelantó que el 6 de diciembre se celebrará este 40º aniversario "como corresponde y en justicia se merece", ya que se trata de "un gran ejemplo" del que los españoles pueden sentirse "orgullosos". "(Lo celebraremos) como una lección de convivencia que dignifica la política y engrandece nuestra historia; como la mejor muestra de la generosidad, la madurez, y la responsabilidad de todo un pueblo que ganó la democracia y la libertad. Porque democracia y libertad es lo que representa y significa para España, para el pueblo español, nuestra Constitución", concluyó.