Ir a contenido

12 DE OCTUBRE

Unas 65.000 personas claman en Barcelona por la unidad de España

Los organizadores exigen a los jueces de la causa por el 1-O que "no se amedrenten" y que "sean consecuentes"

Cs y PP cargan contra el Gobierno por "dar oxígeno" a los partidos que reprobaron al Rey en el Parlament

Júlia Regué

La plataforma España somos todos, ha convocado una marcha constitucionalista. / ALBERT BERTRAN

Banderas españolas, 'senyeres' y enseñas con forma de corazón, en las que añaden la insignia europea, llenaron este viernes el centro de Barcelona con motivo del Día de la Hispanidad. Miles de personas, 65.000 según la Guardia Urbana, desfilaron por el paseo de Gràcia hasta la plaza de Catalunya para clamar a favor de la unidad de España y exigir contundentes penas de prisión para los líderes del 'procés'.

Convocados por el movimiento España i Catalans, y un centenar de organizaciones más como Societat Civil Catalana (SCC), Empresaris de CatalunyaPlataforma por TabarniaSomatemps y Plataforma per Catalunya (PxC), corearon cánticos exigiendo mano dura contra el independentismo y reclamando el encarcelamiento del 'president' de la Generalitat, Quim Torra

Bajo el lema 'Barcelona, garante de la Hispanidad', se conjuraron junto a ellos miembros de Ciutadans, del PP y de Vox. La plana mayor de los naranjas, liderada por Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa, se situó junto a Xavier García Albiol Dolors Montserrat, en una cabecera que también protagonizó el secretario general de la formación ultra, Javier Ortega.

Los manifestantes lucieron carteles con lemas como "El sueño más reaccionario, repetir un falso pasado", "Sólo los fascistas apoyan a los golpistas" o "Torra y Puigdemont, racistas y golpistas son" y profirieron cánticos como "España unida jamás será vencida" o "No nos engañan, Cataluña es España". Asimismo, increparon a periodistas de TV-3 y BTV.

En defensa del Rey

La reprobación del rey Felipe VI en el Parlament, por su discurso del 3 de octubre, acaparó la cita, y los representantes políticos no dudaron en cargar contra el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, aunque este haya anunciado ya que recurrirá al Tribunal Constitucional la propuesta de resolución aprobada.  

Arrimadas tachó de "indecente" que pacte con "populistas y separatistas" que "insultan y humillan al Rey" y le emplazó a convocar elecciones. El líder del PPC acusó a Sánchez de "dar oxígeno" a los que "se dedican a intentar destruir y separar Catalunya", y Montserrat apostilló que había "abandonado" a los españoles que se sienten catalanes y que había "cedido" ante el secesionismo. Por su parte, el presidente de SCC, José Rosiñol, aseguró que sentía "absoluta vergüenza" por la reprobación y censuró que Torra "no puede seguir" al frente del Ejecutivo. 

"Largos años de prisión"

La plaza de Catalunya acogió los parlamentos, después de un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de las lluvias en Mallorca y un homenaje a la soprano fallecida Montserrat Caballé, con la proyección de un videoclip de la canción dedicada a Barcelona que interpretó junto a Freddie Mercury.

Entre gritos de "Pedro Sánchez dimisión", el vicepresidente de España i Catalans, Javier Megino, entonó "Ni olvido ni perdón, largos años de prisión", refiriéndose a los líderes independentistas procesados por el 1-O, y pidió entonces a los jueces que llevan el caso que "no se amedrenten, que no se achanten y que sean consecuentes".

En la misma dirección, el abogado de Vox en la causa contra el 'procés' confió en que el próximo 12 de Octubre "todos los golpistas estén ya cumpliendo sentencia de prisión durante muchos años". El representante de Somatemps, Josep Alsina, agradeció a quienes han "limpiado Catalunya de la porquería amarilla que la ensuciaba", en referencia a la retirada de lazos amarillos, y afirmó que los españoles en América no cometieron ningún genocidio.

En nombre de Tabarnia, Miguel Martínez introdujo un video al presidente de la asociación, el dramaturgo Albert Boadella, en el que simuló una proclamación de independencia de autonomía de Tabarnia tras la celebración de un hipotético referéndum unilateral en que "cada persona puede votar 155 veces". Utilizó como urnas unas papeleras de reciclaje amarillas con el eslogan del "Gobierno de Tabarnia" y proclamó una emancipación que dejó segundos después en suspense, emulando al 'expresident' Carles Puigdemont el 10 de octubre del 2017. 

En paralelo, bajo el lema "El antifascismo es cosa de todas", la Plataforma Antifascista convocó una marcha que congregó a 2.000 personas, según la Guardia Urbana, y que transcurrió seguida de un fuerte cordón policial de los Mossos d'Esquadra desde Jardinets de Gràcia hasta el parque Joan Miró, cerca de la plaza de España. Mientras tanto, en Montjuïc, diversas organizaciones de extrema derecha organizaron su habitual acto político, en el que quemaron varias 'estelades'.