Ir a contenido

Los vídeos del Govern de Puigdemont ante la jueza Lamela: "Nunca promovimos ningún acto violento"

Junqueras, Forn y otros 'consellers' apelaron a sus trayectorias políticas y personales en defensa del pacifismo

Santi Vila destacó su esfuerzo para que "no se llegara al colapso"

ACN

Imágenes de las declaraciones de Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Santi Vila ante la jueza Lamela. / ACN VÍDEO

Los vídeos de las declaraciones de los 'exconsellers' del Govern de Carles Puigdemont ante la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela el pasado 2 de noviembre, pocas horas antes de que todos ingresaran en prisión muestran cómo todos los miembros aseguraron en varias ocasiones que nunca promovieron participar en ningún acto violento o que pretendieran impedir la acción policial o judicial. En los vídeos de los interrogatorios en la Audiencia Nacional, difundidos por la Agència Catalana de Notícies (ACN), se puede comprobar cómo, apelando a sus antecedentes personales y políticos, quisieron argumentar que no creen en la violencia como solución política, sino que siempre han apostado por el diálogo y la democracia. El exvicepresidente Oriol Junqueras negó haber gastado ningún dinero público en el referéndum del 1-O, mientras el 'exconseller' de Cultura Santi Vila destacó sus negociaciones con políticos de Madrid para encontrar una solución dialogada que "evitara el colapso".

En los vídeos, grabados con la cámara de la sala de interrogatorios, se puede ver la magistrada Lamela de perfil a la derecha de la imagen, los dos fiscales de cara a la cámara y en la parte superior de la imagen, los abogados defensores a la parte baja y de espalda, y los interrogados uno por uno, de perfil ya la izquierda de la imagen, mirando la magistrada.

Aparte de los interrogatorios, que duraron cerca de hora y media en total, la sesión se prolongó dos horas más para la petición de medidas cautelares, prisión provisional, que hizo la fiscalía, y las alegaciones contrarias de las defensas. En este caso, todos los procesados ​​estaban en la sala, aunque solo aparecen en pantalla todo el tiempo Junqueras y Meritxell Borràs.

Cinco minutos de interrogatorio

En los citados vídeos se puede ver y escuchar como el exvicepresidente y los 'exconsellers' intentaron defenderse de las acusaciones de rebelión, sedición, desobediencia, prevaricación y malversación. La mayoría sólo respondieron a sus respectivos abogados, alguno respondió al resto de defensas y Vila, que fue el único al que le impusieron prisión con fianza, respondió a la fiscalía y la magistrada Lamela. Los interrogatorios duraron unos cinco minutos cada uno, para responder básicamente que no habían tenido tiempo de preparar la defensa, que no habían participado ni promovido actos violentos y que no se había gastado ningún dinero público en el referéndum. Vila y el 'exconseller' de Justícia Carles Mundó alargaron un rato más.

Junqueras reafirmó que nunca ha participado ni promovido actos violentos, "por convencimiento personal". "Soy creyente y cualquier cosa relacionada con la violencia me parece fuera de lugar", dijo. "Mis convicciones me alejan y me impiden cualquier relación con actos violentos de ninguna forma", dijo. También centró buena parte de sus respuestas en asegurar que hay una certificación de la intervención de la Generalitat que asegura que todos los gastos del Gobierno se habían gastado en lo presupuestado.

La 'exconsellera' de Treball Dolors Bassa también apeló a su trayectoria, incluso religiosa, para asegurar que siempre ha apostado por la no violencia. "Soy maestra de una escuela cristiana concertada de Torroella de Montgrí, mis principios son contrarios a la violencia, y en las declaraciones nunca he hablado de violencia sino de pacifismo", aseguró a Lamela.

Cumplir los mandatos judiciales

Por su parte, el 'exconseller' de Interior Joaquim Forn aseguró que tanto públicamente como en privado siempre ordenó a sus subordinados y a los Mossos, desde que fue nombrado en julio anterior, que los mandatos judiciales "deben cumplirse". "Tenemos competencias como policía judicial y se deben cumplir los mandatos, fueran del tipo que fueran", va concloure.

La declaración de Mundó fue un poco más larga que la de sus compañeros, unos ocho minutos, pero fue en el mismo sentido. Además, aseguró que como 'conseller' de Justícia no vio compatible manifestarse ante los tribunales de justicia. De hecho, recordó que el TSJC había descartado explícitamente la acusación por rebelión que había hecho Vox contra el Gobierno en el mes de septiembre. También aseguró que la partida presupuestaria de 6,2 millones de euros bloqueada por el TC no se dedicó al referéndum.

El 'exconseller' de Afers Exteriors Raül Romeva recordó que hace más de 25 años que milita en la objeción de conciencia , el pacifismo y la lucha por los derechos fundamentales siempre de forma pacífica y democrática. "La violencia no se puede considerar como opción" y no se habló más al Gobierno ni lo hizo ningún miembro del Gobierno individualmente, aseguró. Romeva tambien negó haber instado a dificultar la acción policial o judicial. "Siempre hemos defendido el derecho de expresión, los derechos fundamentales, por vía pacífica y democrática", y esto aseguró que era una posición unánime al Govern.

Imágenes de la sala de la Audiencia Nacional con la magistrada Carmen Lamela interrogando diversos exmiembros del Govern como Borràs, Bassa, Romeva, Rull, Turull o Mundó. / ACN VÍDEO

El 'exconseller' de la Presidència Jordi Turull aseguró que en toda su vida no ha participado en ningún acto violento ni la ha promovido. Siempre ha apostado por la "no violencia, la democracia, las urnas, el civismo y el pacifismo", dijo a preguntas de su letrado. También explicó que había sido nombrado consejero en julio anterior. El extitular de Territori Josep Rull y la de Governació Meritxell Borràs hicieron una declaración muy similar.

Santi Vila se desmarca

La declaración más larga fue la de San Vila, más de media hora, ya que respondió a todas las partes, incluidas el fiscal y la magistrada. Aseguró que nunca ha participado ni promovido actos violentos y que él negoció con políticos de Madrid, que no quiso identificar, para intentar evitar "la situación de colapso". Según él, el programa electoral de JxSí hacia la independencia no contravenía la Constitución, porque solo quería promover "iniciativas cívicas, movilizaciones ciudadanas" para acabar forzando el Gobierno central a encontrar una salida dialogada.

Así, el Govern, según él, no hizo ninguna actuación política ni administrativa en favor de la independencia, y aseguró que ni él ni ningún miembro del Govern habían dedicado ni un euro público al referéndum del 1-O. Ni siquiera el decreto de convocatoria del referéndum iba contra las resoluciones del TC, dijo, ya que "tenía un componente de movilización ciudadana". "Pensaba que era necesario canalizar el sentimiento ciudadano, pensaba que al final conseguiríamos un consenso político que lo hiciera posible, como en otras ocasiones", aseguró, admitiendo, sin embargo, que tal vez había sido "ingenuo".

Vila defendió que la independencia es un proyecto político lícito, aunque él se mostró en contra, tanto públicamente como en privado, en la manera de llegar. Por ello, reconoció que los meses anteriores habían sido "tensos" dentro del Govern, y aseguró que la Constitución todavía estaba vigente en Catalunya, para que la declaración de independencia del 27 de octubre no había tenido "ninguna consecuencia práctica", y se podía llegar a un diálogo dentro del marco constitucional. "Tenemos que hacer autocrítica y proponer", dijo sobre el momento político de cara al 21-D.

Esta declaración le permitió que la fiscalía no pidiera prisión incondicional como el resto de compañeros de Govern, sino prisión con fianza de 50.000 euros , que pagó el día siguiente.

0 Comentarios
cargando