Ir a contenido

SUMARIO DEL 1-O

Artur Mas, antes del 1-O: "Mejor elecciones que referéndums"

El 'expresidente' reveló a los magistrados del Tribunal Supremo que Puigdemont estuvo "a punto de firmar el decreto de convocatoria de elecciones"

J. G. Albalat / Júlia Regué / Helena Caballeria / Begoña González

Artur Mas abandona el Tribunal Supremo.

Artur Mas abandona el Tribunal Supremo. / JOSÉ LUIS ROCA

Artur Mas no desistió en su intento de convencer hasta el último minuto a Carles Puigdemont de que una convocatoria electoral era más conveniente que un referéndum y, más aún, que una intervención de la autonomía. Así lo explicó ante los magistrados en el Tribunal Supremo en su declaración el pasado 20 de febrero, un relato incluido en el sumario del 1-O y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

Mas comenta que actuó como voz de la experiencia tras la consulta del 9-N del 2014: "En las elecciones dominamos nosotros la escena y en el referéndum no", afirmó en reuniones del denominado 'estat major del procés', refiriéndose a la capacidad de convocar a las urnas. Defendió que, de otro modo, los pasos que se debían dar en el 'procés' corresponderían entonces al Gobierno, y se despojaba de liderazgo estratégico al Govern.

"Mi recomendación era: mejor elecciones que referéndums. Eso lo dije claramente y desde el principio hasta el final. Y esto incluye octubre del 2017", aseveró ante el tribunal, y añadió: "Eso es lo que permite, en un momento clave del proceso, actuar de ‘motu proprio’, clarificó, y en otro momento insistió: "No solo lo dije en verano del 2016 y cuando se suscitó el referéndum lo volví a repetir después del 1-O". "Eso es lo que permite, en un momento clave del proceso, actuar de ‘motu proprio’, clarificó.

El ‘expresident’ no escondió que reclamó elecciones y confesó que estuvo a punto de lograr una maniobra del Ejecutivo en esta dirección: "El presidente Puigdemont estuvo a punto de firmar el decreto de convocatoria de elecciones. A punto quiere decir a punto. Vino de horas. Y ahí fallaron algunas seguridades que a mí se me escapan pero debieron fallar porque aquello estaba prácticamente hecho".

El simbolismo de la DUI

Diálogo, negociación y portazo a la vía unilateral. Estas fueron las líneas de defensa de los líderes independentistas encarcelados y en ‘exilio’ que acudieron al Tribunal Supremo en calidad de investigados.

Mas, como el resto -a excepción de la ‘cupaire’ Mireia Boya-, marcaron distancias con el impulso del Govern el 27 de octubre y lo achacaron al terreno de lo simbólico. "Es una evidencia que la DUI fue un acto puramente parlamentario y que no iba más allá del puro simbolismo. No tuvo ni una sola consecuencia de nada, jurídica, ni una", espetó, y añadió que muestra de ello es que "no se convocó ni un solo encuentro" del Govern después de aquello.

"Las autoridades catalanes podrían haber establecido una batalla institucional entre la Generalitat y el Estado y no lo hicieron. Ellos mismos, supongo, eran conscientes de que no tenía ninguna trascendencia operativa ni jurídica", zanjó, a las preguntas del tribunal.

Convencidos del diálogo

También han trascendido las palabras que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, entonó en su declaración el 19 de febrero. Sobre la DUI, precisó que "todo el mundo sabía que no tenía ningún tipo de efecto porque hacía 24 horas se habían convocado elecciones autonómicas y en el Senado se había convocado un pleno para aprobar el 155". 

Ese día confesó que puso sobre la mesa, a primera hora de la tarde y después de ver las imágenes de la brutalidad policial, la suspensión del referéndum "porque ponía en riesgo la seguridad de las personas". "Pero lo descartaron porque había tal participación que dijeron que era imposible. Yo sufrí mucho por la seguridad de las personas", aseguró Rovira.

Hurgó, al igual que Mas, en que una vía de diálogo con el Gobierno hubiese frenado la consulta. "Nunca dejamos de estar expectantes a una solución pactada […] Estábamos convencidos de que era absolutamente posible la negociación con el Estado".