Ir a contenido

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS

Los Mossos informan a la Audiencia Nacional sobre la pancarta contra el Rey del 17-A

La fiscalía ve poco recorrido en la denuncia por los precedentes sentados por Estrasburgo en materia de libertad de expresión

La Generalitat afirma que Buch no ordenó frenar la retirada del cartel

El Periódico

La pancarta que afirma que el Rey no es bienvenido a Catalunya, este jueves por la noche, 16 de agosto, en el edificio de plaça Catalunya, 9.

La pancarta que afirma que el Rey no es bienvenido a Catalunya, este jueves por la noche, 16 de agosto, en el edificio de plaça Catalunya, 9. / ALBERT BERTRAN

Los Mossos d'Esquadra presentaron el pasado 22 de agosto unas diligencias informativas a la fiscalía de la Audiencia Nacional sobre la colocación de una pancarta contra el Rey horas antes del homenaje a las víctimas del 17-A en Barcelona.

En el atestado se identifica a cuatro personas, que estaban en el interior del piso de la plaza de Catalunya desde donde se colocó la pancarta, así como el propietario del inmueble, dado que han comprobado que contaban con su permiso para instalarla en su balcón. El ministerio público está estudiando el caso, según ha avanzado el diario 'Abc' y han confirmado a la Agència Catalana de Notícies (ACN) fuentes jurídicas.

Fuentes de fiscalía, que ha abierto diligencias de investigación, reconocen consultadas por Europa Press que la denuncia no tendrá mucho recorrido habida cuenta de los precedentes sentados por el Tribunal de Estrasburgo, que el pasado mes de marzo condenó a España a indemnizar a dos jóvenes a quienes la Audiencia Nacional había impuesto 15 meses de cárcel, 10 años antes, por quemar una foto de los Reyes tras una manifestación en Girona.

Sin permiso

La pancarta de 18 por 2,5 metros con el lema 'El rey español no es bienvenido a los Países Catalanes', escrito en inglés y con la foto de Felip VI boca abajo fue colgada la noche antes del acto de homenaje. Los Mossos, al ver que se había instalado, decidieron actuar ante la posibilidad que este lema, y las personas que se habían congregado a la puerta del edificio, pudieran ocasionar un problema de orden público. Constataron que no se había pedido ningún permiso previo para instalar la pancarta. Los agentes, ya de madrugada, accedieron al piso y pidieron que les abrieran. En lugar de esto, les lanzaron un DNI por debajo de la puerta, el de una mujer que responde a las iniciales E.F.C., que aparece en el atestado enviado a la Audiencia Nacional.

Dentro del piso había cuatro personas que aseguraron tener permiso del dueño de la finca, a pesar de que contestaron con evasivas a la hora de dar los datos del propietario. Mientras los policías comprobaban la titularidad, el jefe del operativo mandó a la Unidad de Montaña para que, haciendo rappel por la fachada, comprobaran si representaba algún peligro.

Los Mossos decidieron establecer un perímetro de seguridad con una valla y lo custodiaron varios agentes. El mismo día 17 se instruyó el atestado, se identificó a los que estaban dentro del piso y al dueño. Los Mossos sostienen que contaban con una cesión del uso del inmueble, una figura que a su parecer se sacaron de la manga días antes para proteger al propietario.

Buch asegura que no ordenó frenar la retirada

El 'conseller' de Interior, Miquel Buch, no ordenó frenar la retirada de la pancarta contra el Rey, según han informado este jueves fuentes de la Generalitat a Europa Press. Las mismas fuentes han especificado que la dirección de los Mossos d'Esquadra quiso comprobar la madrugada del 17 de agosto que el gran cartel no acarreaba problemas de seguridad, por lo que agentes se subieron a la fachada del edificio y así lo corroboraron.

Además, la policía catalana presentó diligencias informativas a la Fiscalía de la Audiencia Nacional con una descripción de los hechos para que el ministerio público analice si pueden ser delictivos, trámite que los Mossos realizan habitualmente a requerimiento de la Fiscalía ante pancartas, han añadido las mismas fuentes.

0 Comentarios
cargando