Ir a contenido

Primarias de los 'populares'

Cospedal señala a Casado como el candidato de Aznar

El aspirante no entiende por qué "la gente reniega de su pasado"

P. S.

María Dolores de Cospedal, acompañada de la ex ministra Dolors Montserrat, fotografiándose con afiliados y simpatizantes en la sede del PP en Barcelona.

María Dolores de Cospedal, acompañada de la ex ministra Dolors Montserrat, fotografiándose con afiliados y simpatizantes en la sede del PP en Barcelona. / RICARD CUGAT

Mentar a José María Aznar en el PP durante los últimos 14 años no ha sido fácil. La relación con su delfín, Mariano Rajoy, se fue deteriorando poco a poco y, tras demasiados desencuentros, al final, llegó la ruptura. En diciembre del 2016, Aznar abandonó el cargo de presidente de honor de la formación, un puesto que el político gallego había creado para honrarle en 2004.

Ahora, en estos días de campaña en las filas conservadoras, el nombre de Aznar vuelve a sonar. Pablo Casado, que fue jefe de su Gabinete dos años cuando dejó la Moncloa, lo nombró el día que presentó su candidatura, cuando reivindicó "el legado" de los tres presidentes que ha tenido el PP (Manuel Fraga, Aznar y Rajoy). Y lo ha repetido en numerosos actos, para defender que a él le gustaría conseguir un PP fuerte en que se "vuelva a ver juntos" a los dos expresidentes del Gobierno.

Estos hechos fueron aprovechados este lunes por María Dolores de Cospedal, para dejar caer en una entrevista que la candidatura de Casado es "próxima" a Aznar, con todo lo que eso significa. 

La tensión va subiendo poco a poco conforme se acerca la fecha de la primera votación, el próximo jueves. El exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo también coincidió con Cospedal y señaló que es "evidente" que Casado está "rescatando" las "ideas" de Aznar. Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría evitó comentar el asunto pra evitar hacer "destrozos" en el partido y no desunir.

Cospedal señaló en la Cadena Ser que "hay candidaturas que parece que están próximas al anterior presidente del partido" y destacó que, en concreto, "parece ser la de Pablo Casado porque así él mismo lo traslada en muchos de los actos e intervenciones". "Pero eso no es bueno ni malo, es un apoyo más de una persona que ha sido presidente de nuestro partido", ha apostillado.

Casado no tardó en contestar y -precisamente desde el feudo regional de Cospedal- señaló que "difícilmente" puede aspirar a liderar un partido alguien que "reniega" del pasado de ese partido y "de su propio pasado al haber pertenecido a los gobiernos de los que está hablando". "No entiendo por qué la gente reniega de su espejo", aseguró, al tiempo que ha dicho que entre el resto de los candidatos hay una persona "que lleva desde el año 77 en distintas administraciones del PP con Aznar y con Rajoy"; otras candidatas que "han sido altos cargos de los Gobiernos de los 90, con Aznar".

"Yo he sido jefe de gabinete de Aznar dos años y portavoz de Rajoy tres, a mucha honra de los dos", ha dicho Casado. Además ha destacado que si se quiere liderar el PP "no hay que renegar del pasado" sino que "hay que estar orgulloso de todo el pasado, sobre todo porque ha sido muy positivo". A su juicio, el PP debe estar orgulloso de Mariano Rajoy, de Aznar o de Manuel Fraga, pero, a su juicio, la formación debe "ampliar el espacio electoral" para que les devuelva a ser un partido de "once millones de votos" y que así no dependa de "bisagras nacionalistas, oportunistas o mociones de censura".

Casado declaró que detrás de su candidatura no hay ningún alto cargo, ningún expresidente, ni ningún barón autonómico o provincial. "Soy el candidato de las bases", dijio, por lo que indicó que no ha pedido a nadie que salga a "retratarse" ni a decir que él "es el mejor". "Creo que preguntar eso de tú de quién eres o de quién es esta provincia o autonomía es más propio de otras épocas de la política", aseguró, antes de señalar que  Castilla-La Mancha necesita a Cospedal: "Esta tierra necesita gobernantes como ella".

Santamaría, sobre los políticos presos

Desde Barcelona, Soraya Sáenz de Santamaría -que este lunes ha recibido el apoyo de Moreno Bonilla- criticó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haga "concesiones graciosas" a los independentistas acercando a los políticos catalanes presos a cambio del apoyo recibido en la moción de censura, y le pidió cumplir la ley penitenciaria. "Todos los españoles somos iguales ante la ley y a los presos se les tiene que aplicar la legislación penitenciaria", por lo que reclamó no hacer concesiones a los independentisas pensando en sus intereses.

"Le pediría a Pedro Sánchez que no dé pasos atrás, hemos logrado con el esfuerzo de todos que la declaración de independencia no tenga efecto", ha reclamado Santamaría, que ha recordado que han logrado que en el Govern no estén los que participaron en esta declaración. Sus reclamos cayeron en saco roto, porque horas después se supo que el acercamiento de los presos es cuestión de horas.

Santamaría afea a Sánchez las concesiones graciosas al acercar a los políticos presos. / ALBERT BERTRAN (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Hernando, en femenino

El portavoz del grupo popular en el Congreso, Rafael Hernando, apostó este lunes por "un liderazgo femenino" para la Presidencia del partido, con lo que redujo su horquilla de candidatos a la secretaria general y a la exvicepresidenta.

En una entrevista en 'RNE', Hernando, que no quiso desvelar el nombre de su candidata, insistió en que sería bueno un "liderazgo femenino" porque esta es la década de las mujeres y están consiguiendo cosas "que hace tiempo eran impensables".