Ir a contenido

NUEVO GOBIERNO

Sánchez aborda el reto de frenar los recelos entre autonomías

Buscará cómo dar oxígeno a las exigencias territoriales sin abrir una pugna entre presidentes

El nuevo barco con inmigrantes frente a Italia apuntala su exigencia de una política común en la UE

Iolanda Mármol / Gemma Robles

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso / DAVID CASTRO

Pedro Sánchez saldrá este sábado a su primera gira internacional como presidente para tratar de que España gane peso en el exterior con su primer desafío estatal en la maleta pendiente de resolver: cómo abrir el anhelado diálogo con las autonomías preservando los frágiles equilibrios parlamentarios sin alimentar los recelos de unos territorios que piden oxígeno para llegar con ‘punch’ a las elecciones de mayo del 2019. El jefe del Ejecutivo no dispone de soluciones mágicas, comprometido a la estabilidad presupuestaria,  pero los líderes de las comunidades con quienes se reunirá a la vuelta del periplo internacional plantearán sus exigencias y mirarán de reojo lo que puedan conseguir los vecinos. Sánchez sabe que no contará siquiera con el apoyo de las autonomías socialistas puesto que, con los comicios en el horizonte, incluso sus presidentes apretarán las tuercas a Madrid.

La primera reclamación que promete curvas es la financiación autonómica. La decisión de Sánchez de no renovar el viejo sistema esta legislatura y ofrecer solo “mejoras” parciales ha levantado críticas. La Comunidad Valenciana, la más infrafinanciada,  está gobernada por el socialista Ximo Puig con apoyo de Compromís. Ambas fuerzas se quejan. “No se puede renunciar en absoluto a cambiar el modelo lo más rápidamente posible”, alega Puig. Sus socios presionaron a Sánchez en la sesión de control y se llevaron “un jarro de agua fría”, una decepción tan honda que el jueves decidieron poner al presidente frente al espejo. Registraron la misma iniciativa que el PSOE presentó en el 2016 urgiendo a reformar el modelo.

Otra comunidad que puede despertar el fantasma de los agravios. Andalucía. Sánchez se reunirá con la presidenta, Susana Díaz, en julio pero ella ya ha avisado que no es “franquicia” de la  Moncloa. También el socialista Emiliano García-Page reclama desde Castilla- La Mancha a Sánchez que no abandone la revisión del sistema y la presidenta balear, Francina Armengol, advierte de que no renuncia a sus exigencias.

Multilateral o a dos bandas

No quieren los presidentes tratos de favor a determinadas autonomías y reclaman conversaciones multilaterales. En el aire, el temor a que los encuentros con el lehendakari, Íñigo Urkullu, (25 de junio, el primero de los presidentes llamados a la Moncloa) y el president, Quim Torra, (9 de julio) incuben eventuales tratos de favor. Mientras, ERC defenderá en una moción en el Congreso el diálogo bilateral de la Generalitat y el Gobierno “sin condiciones ni renuncias”.

Alimentando la conspiración está el PP que, descabezado, tira del mantra ya ensayado de “las concesiones” a los independentistas.

Por el momento, Unidos Podemos, PNV y los independentistas dan tregua. La duda es si cuando sus líderes autonómicos les azucen ante las elecciones del 2019, se contagiarán y el Congreso vivirá el fin de la luna de miel con el PSOE.

Lecciones del 'Aquarius'

Sánchez empieza su gira europea con estas llamadas de atención desde casa y con otras señales de riesgo en el exterior. La negativa de Italia, este jueves, a abrir sus puertos a una embarcación con 224 inmigrantes muestra que la respuesta española al ‘Aquarius’, si bien solidaria, plantea dificultades de sostenibilidad. 

Sánchez defenderá este domingo en la cumbre sobre migración en  Bruselas que debe coordinarse una política común. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, apuesta por crear centros de migrantes fuera de la UE para evitar "que la gentes e eche al mar". Está por ver cómo dribla ese discurso Sánchez con la cerrazón de la canciller Angela Merkel, con quien se reunirá el martes en Berlín y con el Consejo Europeo del jueves y viernes.