Ir a contenido

Italia recogerá a los 224 inmigrantes del 'Lifeline' e investigará el barco solidario

Salvini ataca a las oenegés y les acusa de "no hacer voluntariado" sino de "ayudar al tráfico de seres humanos"

El ministro, que se negó inicialmente a que el buque amarrase en Italia, había pedido llevar "la carga humana" a España

Rossend Domènech

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, el 20 de junio en un porgrama de televisión en Roma / ANGELO CARCONI (AP)

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, el 20 de junio en un porgrama de televisión en Roma
Matteo Salvini.

/

El Gobierno italiano del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, ha ordenado este jueves que los 224 inmigrantes rescatados en el mar por una embarcación de la oenegé Lifeline sean trasladados a buques de la Guardia Costera y el barco de la organización llevado a un puerto de Italia para ser investigado. Así lo ha confirmado en un vídeo en Facebook el ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Danilo Toninelli, que ha avanzado que la embarcación de la oenegé, de bandera holandesa, permanecerá inmovilizada mientras se desarrollen las pesquisas.

Toninelli, que no da detalles sobre esos puertos, lee en el vídeo un comunicado del Gobierno de Holanda en el que asegura que esta embarcación alemana "porta ilegalmente la bandera holandesa". "Si esta noticia se confirma, es una embarcación que no debería poder navegar en las aguas del Mediterráneo", afirma Toninelli.

Uno de los grupos de inmigrantes rescatados. / HERMINE POSCHMANN (MISSION LIFEline)

Presuntas irregularidades

El ministro señala que se iniciará una investigación para saber si esta oenegé está incurriendo en irregularidades con sus actividades de rescate y si está "poniendo en peligro la vida de los solicitantes de asilo". La embarcación tiene 30 metros de eslora y capacidad para 50 personas, pero ahora transporta a más de 200 refugiados que ha rescatado cuando navegaban a la deriva con la intención de llegar a Europa.

Según el titular de Infraestructuras, la Guardia Costera italiana avisó a sus colegas libios para que se hicieran cargo de esas personas, pero Lifeline desoyó este procedimiento e intervino "actuando contra cualquier regla del Derecho internacional". En su opinión, el hecho de que las oenegés naveguen a menos de 30 millas de las costas de Libia "está incentivando la salida de las barcazas de la muerte" hacia Italia. Considera que la única solución para frenar los flujos migratorios es crear centros para refugiados que gestionen las peticiones de asilo.

"Italia deberá luchar a nivel europeo (...) para evitar que estas barcazas partan. La única solución será abrir estos centros directamente en los países de tránsito, concertando acuerdos con la misma Libia", subraya. El ministro también se refiere a otra oenegé que navega en el Mediterráneo con bandera holandesa, Seefuchs, y de la que Amsterdam ha aseverado que tampoco tiene permiso para llevarla. Las autoridades italianas han anunciado que también investigarán sus actividades.

El desprecio de Salvini

"Desembarquen su carga humana a Holanda... o que se la lleven a España, Francia o Gibraltar”, ha escrito este jueves Matteo Salvini, ministro de Interior, al saber que el buque de la oenegé había subido a bordo a casi 400 emigrantes frente a las costa de Libia.

A pocos días vista de la reunión de jefes de Estado y de gobierno de la UE, en la que se librará un pulso incandescente en torno a la cuestión de las migraciones, Salvini abrió un nuevo frente. “Las naves de estas pseudooenegés no tocarán ya más suelo italiano... país que verán solo en la postal", ha escrito el dirigente radical.

PTraslado de simpapeles al barco de la oenegé. / HERMINE POSCHMANN (MISSION LIFELINE)

Mientras tanto, el buque 'Aquarius', de regreso de València, y el 'Open Arms' han llegado o están por llegar en las próximas horas de nuevo frente a las costas libias. Es muy probable, pues, que la temperatura entre Italia y los 27 socios de la UE suba como nunca había sucedido hasta antes de la llegada a Roma de un gobierno formado por los dos partidos populistas.

El nuevo y segundo enfrentamiento de Salvini con las oenegés, empezó el miércoles cuando LifeLine salvó a 224 emigrantes. Su tarea de salvamento prosiguió hasta embarcar a un total de entre 300 y 400 náufragos, según informó la misma tripulación de la nave. La misma fuente agregó que la operación de salvamento fue coordinada con la guardia costera de Libia y no, como sucede habitualmente, con el centro operativo italiano de Roma.

Controversia

Salvini ha acusado a la LifeLine de haber contravenido "todas las normas y leyes" y que "siendo una nave fantasma, ha apagado los instrumentos de bordo, cargando a 224 clandestinos en aguas de Libia y procedentes de fuerabordas que habían partido de Libia".

Según Salvini, la Guardia Costera italiana ordenó a  la nave que no se moviera. "Intervendrán las autoridades libias", les habría dicho, al tiempo que también los libios habrían informado que se ocupaban ellos del caso. Sin embargo, según Salvini, “estos desgraciados, incluso poniendo a riesgo la vida de los migrantes, no han escuchado a libios e italianos, interviendo forzadamente para cargar la preciosa cantidad de carne humana a bordo". "Queremos acabar con la mafia de la inmigración clandestina que causa miles de víctimas", aseguró Salvini.

Toninelli ha dicho que la embarcación "carece de medios técnicos para garantizar la seguridad de los mismos náufragos" y que se ha abierto una investigación "para verificar la efectiva correspondencia entre la bandera de la nave y su pertenencia a aquella nacionalidad". También ha infomrado de que el barco de Lifeline está actuando "en aguas libias fuera de las reglas del derecho internacional".

Otro caso 'Aquarius'

Italia ya rechazó dar un puerto al 'Aquarius' de la oenegé SOS Méditerranée con 630 inmigrantes a bordo y que finalmente desembarcó en Valencia tras el ofrecimiento del Gobierno español, y que ahora está regresando de nuevo al Mediterráneo central.

Salvini ha atacado a las oenegés, de las que ha dicho que "no hacen voluntariado" sino que "ayudan al tráfico de seres humanos" y que "estos falsos socorristas miran más a la cartera que a salvar vidas".

Con el respaldo de los italianos

La cuestión de las inmigraciones mantiene altos los sondeos a favor de la actitud de Salvini. “La luna de miel con el Gobierno, prosigue”, ha escrito el sociólogo Ilvo Diamanti. Mientras, Salvini ha amenazado desde un programa de televisión al escritor Roberto Saviano, condenado a muerte por las mafias italianas y escoltado las 24 horas, de que podría "revisarle la escolta".

Unas refugiadas saludan desde el barco de la oenegé LifeLine. / HERMINE POSCHMANN (mission lifeline)

Saviano había criticado duramente a Salvini por sus políticas sobre las migraciones. "Estas cosas no se dicen por televisión", ha respondido el progresista Marco Minniti, predecesor de Salvini en el cargo. "Salvini, combata a las mafias de las migraciones, no a quien las denuncia", ha exigido Laura Boldrini, expresidenta del Congreso por los progresistas.