Ir a contenido

EL FUTURO DEL EXPRESIDENTE

Rajoy renuncia a ser diputado y pide el reingreso como registrador

Perderá el aforamiento porque también rechaza el puesto del Consejo de Estado

Cospedal aclarará su futuro el martes en la junta directiva del PP en Castilla-La Mancha

Pilar Santos

Mariano Rajoy, en la junta directiva nacional del PP en la que se ha puesto fecha al congreso para elegir a su sucesor.

Mariano Rajoy, en la junta directiva nacional del PP en la que se ha puesto fecha al congreso para elegir a su sucesor. / JOSÉ LUIS ROCA

Dos semanas después de que la moción de censura de Pedro Sánchez lo desalojara de la Moncloa por la sentencia de la 'Gürtel'Mariano Rajoy ha renunciado a su acta de diputado. El PP comunicó la noticia el viernes por la tarde a través de un comunicado en el que también especificó el deseo de Rajoy de pedir el reingreso en el Cuerpo de Registradores de la Propiedad en cuanto se formalice la baja.

De esta manera, tras salir (involuntariamente) del Gobierno y anunciar su adiós a la presidencia del partido conservador, el político gallego deja atrás una etapa de 40 años dedicada a la política. "El PP es mi vida y quiero que siga siéndolo", afirmó cuando se despidió de sus compañeros el día 5. 

17.600 aforados

Al dejar el acta, Rajoy también pierde el aforamiento que tienen los diputados. Podría haber mantenido esa protección especial si hubiera aceptado el puesto de consejero nato vitalicio del Consejo de Estado, pero ha descartado trabajar en esa institución, según confirman a este diario fuentes de su equipo. Según la reforma impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero, todos los expresidentes pueden tener ese puesto si lo desean.

El político gallego toma esa decisión pese al complicado horizonte judicial que tiene su partido. Este mismo jueves el exdirigente valenciano Ricardo Costa declaró que el empresario José Mayor Oreja dio 150.000 euros para una campaña de Rajoy.

Esta tercera despedida de Rajoy llega mientras en su partido cunde el nerviosismo entre los populares, que siguen pendientes de los movimientos de los tres fijos en las quinielas: la secretaria general, María Dolores de Cospedal; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Feijóo recomendó el lunes a los periodistas que se fueran toda la semana de vacaciones a la playa, porque él no iba a decir ni mú sobre su futuro hasta que empezara el plazo de presentación de avales, el lunes, 18. Y parece que va a cumplirlo. Entre ese día y el miércoles, 20, los que quieran coger las riendas que deja Rajoy deben oficializar su candidatura.

Cospedal ha sido la primera al menos que ha dejado claro en qué momento va a concretar su posición. La dirigente madrileña aclarará el martes ante la junta directiva del partido en Castilla-La Mancha si va a dar el paso para intentar suceder a Rajoy. La política ha convocado el órgano más importante entre congresos para escenificar su posición ante el delicado momento que vive el partido.

En Génova justifican el silencio porque "nadie quiere perder" y porque la situación es "muy difícil". Parte de la cúpula, con el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, a la cabeza, apuestan por pactar una lista única. Además, como admitió el propio Rajoy, hay miedo de que haya "juego sucio". Algunos destacados miembros de la formación recuerdan estas últimas horas la relación que Feijóo mantuvo con el narcotraficante Marcial Dorado, de las que hay testimonio gráfico.

El 'tapado' De la Serna

A falta de que Feijóo, Cospedal y Santamaría enseñen sus cartas, otros candidatos como el exministro José Manuel García-Margallo y el expresidente de Baleares José Ramón Bauzá amagan con presentarse. Y a la vista del triunfo de Sánchez en el PSOE algunos (también en Génova) no descartan que al final gane un supuesto 'tapado', una condición que cumpliría el discreto exministro Íñigo de la Serna. 

Temas: Mariano Rajoy PP

0 Comentarios
cargando