Ir a contenido

Proceso judicial

El juez deja a las puertas de juicio a Toni Albà por sus tuits sobre jueces, fiscalía y policías

El togado considera que el humorista podría haber cometido un delito de injurias

J. G. Albalat

Toni Albà president de Catabàrnia en TV-3.

Toni Albà president de Catabàrnia en TV-3.

Un juez de Vilanova i la Geltrú ha dejado al humorista Toni Albà a las puertas de juicio por un presunto delito de injurias, al entender que ofendió a los jueces, a la fiscalía, la Policía Nacional y Guardia Civil en mensajes publicados en Twitter, con una "humillación innecesaria".

En su auto, el titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 5 de Vilanova i la Geltrú, David González Burguera, ha dado por finalizada la investigación que abrió a raíz de las denuncias presentadas por la Policía Nacional y una asociación de fiscales por los mensajes del humorista en la red social y ha dado un plazo para que las acusaciones presenten su calificaciones.

El juez considera que hay "indicios razonables" de que los hechos imputados al actor pueden ser constitutivos de un delito de injurias, ya que en algunos tuits se burló de la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ("Carmen lame la mierda a gusto" ) y  comparaba a los policías y guardias civiles con terroristas o equiparaba los estados "hispánico e islámico".

En opinión del juez, "basta leer el tenor literal" de las publicaciones de Toni Albà para apreciar "el potencial atentatorio contra la honra y el crédito o prestigio profesional de las instituciones y concretas personas" a quienes se dirige.

Insultos desmedidos

Para el instructor, "ni la libertad de expresión ni el derecho a hacer parodia del investigado amparan un derecho al insulto desmedido y desproporcionado", ya que sus tuits contienen "numerosos calificativos y expresiones insultantes y denigrantes para el honor y el prestigio" de la policía, el ministerio fiscal, la administración de justicia y la magistrada Carmen Lamela.

"Este instructor no pone en ningún momento en duda el derecho a la libertad de expresión del investigado", sostiene el juez, que recuerda que éste no es "omnímodo o absoluto y no ampara toda actuación del individuo dentro de la sociedad en la que vive", añade el auto. Según la resolución, el actor "podría haber expresado su parecer y su crítica, aun incluso cuando ésta hubiera sido dura e incómoda para las personas que no opinasen como él, sin necesidad de recurrir a expresiones claramente insultantes, vejatorias y denigrantes".