Ir a contenido

MOCIÓN DE CENSURA

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría: "Rajoy no va a dimitir ni hoy ni mañana"

El Gobierno y el PP tratan de frenar el rumor de que el presidente maniobrará para frenar la moción de censura

Los populares dicen que no ganarían nada con la dimisión y Feijoo que sería dejación de responsabilidades

Iolanda Mármol / Pilar Santos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno de debate la moción de censura encabezada por Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el pleno de debate la moción de censura encabezada por Pedro Sánchez. / JOSÉ LUIS ROCA

 La vicepesidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha aprovechado su llegada al Congreso de los Diputados para intentar matar un rumor que lleva pululando por la Cámara desde primera hora de este miércoles, referido a una hipotética dimisión del presidente en las próximas horas para hacer caer la moción de censura, en caso de que el PNV confirme que va a apoyar al socialista Pedro Sánchez. "Rajoy no va a dimitir ni hoy ni mañana", ha subrayado.

Santamaría se han pronunciado de esta forma tan tajante al tiempo que hacía lo propio el coordinador de los populares, Fernando Martínez-Maillo, quien ha apuntado que no se contempla la dimisión. Coincidía en esta línea la diputada catalana Alicia Sánchez Camacho, que ha añadido que "en absoluto" su  jefe se ha planteado imitar la estrategia que en su día siguió el presidente Adolfo Suárez, que dio un paso atrás para evitar que lo echaran y poder mantenerse un tiempo más en La Moncloa junto a sus ministros, en funciones.

Durante la sesión de control al Ejecutivo que tuvo lugar en el hemiciclo hace 24 horas, Rajoy ya manifestó su intención de agotar legislatura. Sin embargo, en los pasillos, tomaba forma el rumor de que podría guardarse en la manga la carta de dimitir, antes de que la moción fuese votada, para forzar que decayera y su Ejecutivo quedara en funciones. 

Ronda del jefe del Estado

Tras esa hipotética dimisión, el rey Felipe VI debería iniciar una ronda de consultas con todos los grupos y el jefe del Estado designaría a un candidato a la presidencia que debería presentarse a un debate de investidura. En esa conversaciones con el Monarca, el PP (al igual que todos los grupos) podría plantear nombres de diputados, como, por ejemplo, el de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, o la presidenta del Congreso, Ana Pastor, o también de personas de fuera de la Cámara, ya que no es necesario tener escaño para ser presidente del Gobierno.

En todo caso, los números de los diputados de unos y otros siguen siendo los mismos y la situación tan endiablada como lo fue al inicio de la legislatura, cuando Rajoy necesitó la abstención de 68 diputados del PSOE para salir investido.

Ganar, perder y Núñez Feijoo 

Ese, el de los problemas de la aritmética parlamentaria en esta legislatura, es uno de los argumentos que usan en el entorno más cercano a Rajoy para rechazar la posibilidad. "El jefe no se va. ¿Qué ganamos con eso? Someter a Santamaría o a Tejerina a una investidura… ¿con qué apoyos?", se preguntaba un alto cargo del PP. Tampoco sus colaboradores en la Moncloa quieren darle pábulo a la tesis, alegando que podría ser interpretado como asunción de responsabilidad por la corrupción. "No es su estilo", señalan.

Desde Galicia lanzó además un relevante mensaje Alberto Núñez Feijoo, dirigente del PP, presidente autonómico y uno de los nombres que se contemplan en el partido para una futura sucesión. Negó que vaya a producirse una dimisión ‘in extremis’ de Rajoy. A su entender, sería "dimitir de sus responsabilidades". "Rajoy no entrará en la espiral de ansiedad, de la crisis de ansiedad que tienen los líderes políticos de la oposición en España", dijo.

(Seguimos ampliando esta información)