Ir a contenido

CRÍTICA

CUP y ANC claman contra la "claudicación" de Torra

Los anticapitalistas deploran que no haya usado su "legitimidad para insistir" cuando había logrado poner al Estado "entre las cuerdas"

PSC y 'comuns' celebran la decisión mientras que Cs y PP insisten en velar por el acatamiento de la Constitución

Júlia Regué / Roger Pascual

Imagen de la manifestación convocada por la ANC y Òmnium para exigir la liberación de los políticos presos, el pasado 11 de noviembre, en Barcelona. 

Imagen de la manifestación convocada por la ANC y Òmnium para exigir la liberación de los políticos presos, el pasado 11 de noviembre, en Barcelona.  / RICARD CUGAT

Que el nuevo 'president' de la Generalitat, Quim Torra, no haya librado batalla con el Gobierno para lograr la toma de posesión de 'consellers' encarcelados y huidos ha desdeñado a la CUP y a la ANC, que ven en su renuncia "claudicación absoluta" y "sometimiento al Estado". Los anticapitalistas deploran que no haya usado su "legitimidad para insistir" cuando había logrado poner al Estado "entre las cuerdas", jurídicamente hablando, y que haya asentido a las advertencias del Ejecutivo de Mariano Rajoy hasta recibir su "aplauso".

Justo en el momento en que el apoyo de los 'cupaires' es más necesario que nunca, debido a la renuncia de Toni Comín al voto delegado, las relaciones de la CUP con JxCat ERC están en su "peor momento". Así lo ha confesado el diputado Carles Riera ante los micrófonos de RAC1, y ha señalado que "no hay ninguna hoja de ruta hasta la república" y ha afeado a las dos principales fuerzas independentistas que su meta sea convocar elecciones y recuperar la "autonomía". Los anticapitalistas han anunciado que se conjurarán para replantearse "seriamente" el apoyo a sus socios.

La ANC, que ya alertó de que no veía con buenos ojos ningún movimiento que contraviniera la restitución del Govern cesado por el 155, ha acusado a Torra de "bajar la cabeza", de mantenerles "tutelados" y de "aceptar la injusticia del Estado". Y es que el 'president' ha hecho oídos sordos a su presidenta, Elisenda Paluzie, quien le exigió públicamente que "no cediera" ante el "chantaje del 155" y apeló a la "desobediencia" para refrendarlos.

División en la oposición

Mientras el PSC y los 'comuns' han celebrado que se ponga por fin en marcha el Govern, PP Ciutadans no han perdido la oportunidad para atacar no solo a los independentistas sino también al PSOE, preguntándose si Pedro Sánchez les ha ofrecido algo a cambio del apoyo a la investidura.

Inés Arrimadas ha menospreciado que haya Govern porque considera que el 'president' "no está para gobernar, sino para generar más confrontación". "Va a superar a Puigdemont, quiere hacer un Parlament paralelo”, ha advertido en Antena 3, y ha llamado a los constitucionalistas a unirse para garantizar el acatamiento a la Constitución.

Los populares han recuperado la carta del 155 y han advertido de que pueden reaplicarlo si se quebranta la legalidad. El delegado del Gobierno, Enric Millo, ha asegurado que estará "vigilante" y ha pedido que el nuevo equipo no sea "maleducado".

Lejos de la beligerancia conservadora, socialistas y 'comuns' han rehuido las polémicas para aplaudir la decisión y ponerles los primeros deberes en política social. Eva Granados ha instado a Torra a guardar "en un cajón" la anunciada querella contra Mariano Rajoy y Elisenda Alamany ha reclamado "un cambio de rumbo respecto a los gobiernos anteriores", abriendo una nueva etapa basada en políticas sociales.