Ir a contenido

INVESTIDURA

La CUP da a sus bases más argumentos para decantar el voto hacia el 'no' a Turull

Riera critica la "prisa" de Torrent para convocar el pleno porque pone en marcha el plazo de dos meses para formar Govern

Júlia Regué

Los cuatro diputados de la CUP, esta mañana, a su llegada al Parlament.

Los cuatro diputados de la CUP, esta mañana, a su llegada al Parlament. / RAFA GARRIDO (ACN)

La CUP tiene la última palabra y jugará a todo o nada. La investidura de Jordi Turull está en sus manos y los anticapitalistas no están dispuestos a ponérselo fácil. 

► La CUP se abstiene y bloquea la investidura de Turull

En el documento enviado a la militancia al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, los 'cupaires' blindan su voto en bloque. Es decir, no dividirán su decisión y, por ende, no regalarán dos de sus votos a Turull para permitir que sea el nuevo 'president' de la Generalitat. Si se opta por la abstención o por el 'no' el candidato de JxCat no será investido este jueves.

Las opciones que están en juego son dos: cuatro votos a favor o cuatro negativas. Si en el consejo político, convocado tan sólo dos horas antes del pleno, decidieran marcar la segunda casilla, deberán decidir si se convierten en cuatro abstenciones o en cuatro rotundos votos en contra del presidenciable.

Pero lo cierto es que el documento da más argumentos para que la militancia rechace a Turull. Los 'cupaires' insisten en que la propuesta que les ha hecho llegar Junts per Catalunya (JxCat), de acuerdo con ERC, es la misma que ya vieron "insuficiente" y de tics "autonomistas". Creen que su grupo pierde iniciativa propia si la asume y diagnostican que ni la Mesa ni el Parlament "han mostrado una voluntad de ruptura". 

Sobre el candidato, repasan su trayectoria en CDC, especialmente su etapa de la mano con Artur Mas en el "Govern de los recortes", sacan a relucir la polémica por su defensa de los acusados por el 'caso 3%' y critican que "no se ha retractado nunca" de ello. Subrayan que "mantiene la línea política de Marta Pascal", en el nuevo partido de los convergentes, y apelan a tejer alianzas por la izquierda.

Ahora bien, también señalan que la situación procesal del diputado, que puede se inhabilitado este viernes, es una forma de crear "conflicto y movilización" para que JxCat y ERC "asuman un nivel más alto de compromiso republicano".

Portazo a sus aspiraciones

En el documento, exponen el estado actual de las negociaciones. Señalan que el "proceso constituyente" se les adjudica para "liderarlo", pero remarcan que este compromiso no se ha especificado más allá de esto.

Sobre la preeminencia de la soberanía del Parlament sobre las eventuales decisiones que pueda tomar el Tribunal Constitucional (TC), reiteran que no hay una ratificación por escrito con los grupos independentistas que apele a plantarle cara. Es decir, que siguen dejando en el aire y dando largas a la desobediencia. 

Los 'cupaires' también admiten que tanto JxCat como ERC siguen dando portazo a las aspiraciones de la CUP de sacar adelante una Banca Pública y de rebajar las tasas universitarias, aunque sí se les ha ofrecido mejoras en el sistema de la vivienda social. 

Riera sugiere la abstención

Horas antes de conocerse el contenido de este documento, el diputado de la CUP Carles Riera ha indicado en TV-3 que si en la reunión que su formación mantiene a tres bandas esta mañana en el Parlament no se avanza hacia un programa de gobierno "republicano" difícilmente el consejo político del partido cambiará su posicionamiento. Es decir, que se mantendrán en la abstención, con lo que Turull no conseguirá ser investido 'president' en la primera votación, para la que necesita mayoría absoluta.

Riera ha sido contundente y ha asegurado que "la posición de la CUP sigue siendo la de las cuatro abstenciones", y así se lo trasladó al presidente del Parlament, Roger Torrent, cuando este le comunicó que hoy se celebrará el pleno del investidura del candidato de Junts per Catalunya.

En relación con las negociaciones mantenidas ayer con los otros dos grupos independentistas, ha apuntado que "los avances son escasos", aunque "se ha reabierto una puerta" y "es significativo que el diálogo se haya retomado".

"Contexto excepcional"

Riera ha dejado claro que el consejo político de los anticapitalistas no se celebra porque haya una nueva propuesta de JxCat y ERC sobre la mesa, sino que se reúne por el "contexto excepcional" que supone la posibilidad de que Turull sea inhabilitado si se le imputara el delito de rebelión en la vistilla prevista para este viernes por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

La CUP mantiene que votaría favorablemente al 'president' cesado y líder de JxCat, Carles Puigdemont, porque cree que su que investidura implicaría "desobedecer" al Estado. También ha lamentado la decisión "ni prudente ni acertada" de Torrent de convocar el pleno sin estar garantizada la investidura de Turull, ya que de esta forma comienza a correr el plazo de dos meses para formar Govern y si se quiere "hacer república", ha señalado, "se necesita tiempo". "¿A qué viene convocar un pleno con tanta prisa?", se ha preguntado.