REUNIÓN EN BRUSELAS

Torrent pide un Govern efectivo "desde el minuto uno"

Puigdemont sigue jugando al despiste y no aclara si estara presente en la sesión del investidura

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont estrecha la mano del presidente del Parlament, Roger Torrent, durante la reunión que ambos han mantenido este miércoles en Bruselas.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont estrecha la mano del presidente del Parlament, Roger Torrent, durante la reunión que ambos han mantenido este miércoles en Bruselas. / EFE / STEPHANIE LECOCQ

Se lee en minutos

Xabi Barrena / Silvia Martinez

Reunión en Bruselas entre el presidente del Parlament y el candidato a la investidura. Y en la llanura del discurso resistencialista ante el Gobierno de Mariano Rajoy y la aplicación del artículo 155, una arista significativa. Significativa por cuanto el relato legitimista venía en el precio del billete a la capital belga que Roger Torrent se pagó de su bolsillo, pero la disonancia, no. Y es que el republicano ha defendido ante Carles Puigdemont la conveniencia de que haya un Govern "efectivo" lo más pronto posible.

"Lo que conviene al país es que haya un Govern lo más rápidamente posible, efectivo, que pueda trabajar desde el minuto uno". Esa es la cita textual de Torrent a los medios, tras abordar el discurso más esperable, es decir que  "el 'president' [por Puigdemont] tiene todo el derecho a ser investido, es candidato y no ha descartado la posibilidad evidente de asistir", ha explicado.

En línea con su partido

Lo dicho por Torrent encaja como un guante con lo que ERC ha ido señalando pública y privadamente desde el 21-D. Aunque cabe decir que esa presión, si tiene por objeto hacer desistir a Puigdemont de abordar la investidura, porque la suspensión del Tribunal Constitucional se da por segura, tiene muchos visos de caer en saco roto.

Puigdemont empujará por conseguir la investidura y ERC no puede oponerse frontalmente a ello. No si quiere mantener cierto predicamento en los sectores más legitimistas del independentismo. Así las cosas, se empieza a considerar la sesión de investidura del candidato de JxCat como el trago necesario para abordar la votación de la candidatura real.

La sesión se celebrará el martes 30, y está previsto que se desarrolle en una sola jornada. Y la gran pregunta es si el 'expresident' estará presente. Para la estrategia independentista es imprescindible que la duda quede en el aire hasta que se inicie la sesión. Y, por supuesto, que no conste por escrito nada que pueda dar a entender que se prepara una investidura a distancia, seguramente por persona interpuesta más que por Skype.

'Embajada' clausurada

Lo ha señalado este miércoles Mariano Rajoy en Onda Cero, su Ejecutivo presentará recurso cuando haya una prueba palpable de que se va a cometer o se ha cometido lo que ellos entienden que es una ilegalidad. Y mientras no se haya iniciado la sesión o no haya un documento que lo acredite, el Gobierno va a tener que limitarse a permanecer a la expectativa y, sobre todo, a escenificar que todas las entradas a España y al Parlament son campo minado para Puigdemont. Incluidas las alcantarillas del Parc de la Ciutadella, que minuciosamente son registradas.

Y también a mantener esa guerra de nervios que este miércoles ha pasado por clausurar temporalmente la delegación del Govern en Bruselas para que no se celebrara ahí el encuentro entre el legítimo presidente del Parlament y el candidato a la investidura, buscado por la justicia española, pero sin mácula en el resto del mundo, de momento. Por de pronto, tras la reunión, Puigdemont ha reconocido que "lo ideal" sería una investidura "presencial", aunque, eso sí, mantiene sus cartas bien escondidas.

Tras hallar acomodo en la sede de la Alianza Libre Europea, el partido que integra a ERC y a otras formaciones nacionalistas, Torrent se entrevistó, también, con los cuatro diputados que acompañan al 'expresident' y candidato en Bruselas, Clara Ponsatí, Lluís Puig, Meritxell Serret y Toni Comín.

Peticiones de la CUP

Si el plan es conseguir la mayoría absoluta, en un pleno que promete nuevas tensiones con la oposición constitucionalista, en las próximas horas deberá aclararse el papel de estos cuatro votos.  Tres de ellos deberán de renunciar a su acta y contar con la CUP para que Puigdemont sume la mayoría absoluta que se le requiere. De lo contrario, habría que esperar 48 horas y abordar una investidura por mayoría simple.

Los anticapitalistas han puesto ya sobre la mesa sus condiciones para un acuerdo: el proceso constituyente, el control del Govern sobre las infraestructuras estratégicas, la soberanía de los cuerpos policiales y un sueldo mínimo de 1.200 euros. Es decir, volver al 2-O.

Te puede interesar

Con todo, si  el Constitucional suspende de manera inmediata ese pleno, por un lado no habría segunda votación, y, por el otro, no se contabilizaría como pleno efectivo por lo que vencería el plazo de 10 días hábiles entre la formación del Parlament y la investidura. Incumplidos los términos, Rajoy podría convocar nuevas elecciones. O endurecer el 155. De ahí las prisas de ERC.

■ Últimas noticias sobre Catalunya y Puigdemont | Directo