05 jun 2020

Ir a contenido

PLENO EXTRAORDINARIO

Barcelona exige la puesta en libertad del "Govern legítimo"

El ayuntamiento celebra un pleno por el encarcelamiento de los "presos políticos"

El PSC se desmarca de la declaración acordada por BC, el PDECat y la CUP

Toni Sust

Pleno extraordinario de Barcelona por el encarcelamiento de los ’exconsellers’ con el antiguo escaño de Joaquim Forn vacío, este viernes.

Pleno extraordinario de Barcelona por el encarcelamiento de los ’exconsellers’ con el antiguo escaño de Joaquim Forn vacío, este viernes. / FERRAN NADEU

El Ayuntamiento de Barcelona ha celebrado este viernes un pleno extraordinario para condenar el encarcelamiento del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y siete 'exconsellers', pedir su libertad y solicitar una mediación de la UE, entre otros aspectos abordados de forma especialmente emotiva por el pleno por el hecho de que el exconcejal del PDECat Joaquim Forn figure entre los encarcelados.

Luciendo en la fachada del consistorio la pancarta que fue colocada el jueves por la tarde: "Llibertat presos polítics", el pleno ha celebrado una sesión sucinta en la que se han dejado en segundo plano las diferencias entre grupos, si bien la tensión entre algunos de ellos es evidente.

"Hechos sin precedentes"

La alcaldesa, Ada Colau, ha abierto el pleno calificando de "hechos sin precedentes en democracia" la entrada en prisión de los miembros del Govern de Catalunya destituido por el Ejecutivo central. El pleno contaba con una única resolución, una declaración institucional que en un preámbulo rechaza la existencia de presos políticos: "No tiene cabida en la Unión Europea".

La declaración rechaza "la escalada represiva de los últimos meses" y exige la puesta en libertad de "todos los presos políticos que lo son pese a haber actuado siempre pacífica y democráticamente, de acuerdo con el mandato surgido de las urnas". Muestra también el apoyo municipal al "Govern legítimo encabezado por el presidente Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras" y el apoyo a la Mesa del Parlament y a la propia Cámara catalana.

El texto pide el fin de "la judicialización de la política catalana", condena "la arbitrariedad y el uso partidista con el que se están aplicando las leyes, pervirtiendo la separación de poderes" e insta a la UE y el resto de instituciones internacionales a ejercer una mediación política. También reclama el fin de la aplicación por parte del Gobierno central del artículo 155.

El pacto con el PSC

La declaración institucional ha sido acordada por Barcelona en Comú, el grupo Demòcrata, ERC , la CUP y el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy. El PSC no la ha suscrito y su jefe de filas, Jaume Collboni, lo ha justificado por la existencia en el texto de "expresiones y tesis" que no puede compartir. Sobre el pleno extraordinario planeaba la sensación de que cada día le costará más a Colau mantener su pacto de gobierno con los socialistas. La concejala de la CUP Maria Rovira ha instado a la alcaldesa a poner fin a ese pacto.

El resto ha preferido no entrar en la cuestión, o no tan literalmente. Xavier Trias ha recordado especialmente a Forn y ha denunciado que los encarcelamientos son "por razones políticas". También ha pedido a Colau que envíe la declaración institucional a instituciones extranjeras. El republicano Alfred Bosch sí ha pedido al PSC que  "actúe contra los abusos" y ha advertido de que la equidistancia ya no es posible.

"Es un día trágico para la democracia y para Catalunya", ha afirmado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que ha considerado que la actuación del Gobierno central es un ataque a las libertades de todos los españoles. Por el PP, Alberto Fernández Díaz ha criticado que los impulsores de la declaración "ataquen la consecuencia e ignoren la causa" de lo sucedido. "¿Qué se creían? ¿Que esto era un juego?", ha dicho la presidenta de Ciutadans en el consistorio, Carina Mejías.