29 feb 2020

Ir a contenido

El Govern descarta la convocatoria de elecciones

Turull afirma que la llamada a las urnas "no está sobre la mesa" del Ejecutivo

Romeva cree que alcanzar la "república es cuestión de superviviencia"

Xabi Barrena / Barcelona

Junqueras, Puigdemont y Turull, el 1 de agosto.

Junqueras, Puigdemont y Turull, el 1 de agosto. / RICARD CUGAT

O la declaración de independencia o un conejo aún por salir de la chistera del ‘president’ Carles Puigdemont. Las opciones que se barajan sobre la respuesta que el Govern dará, casi de manera instantánea, el próximo viernes a la aprobación, por parte del Senado, de la aplicación diseñada por Mariano Rajoy del artículo 155 de la Constitución se van reduciendo. La opción deseada por muchos, por ejemplo, por el sector moderado del PDECat y también por el PSC, es decir, que Puigdemont convoque elecciones anticipadas fue este domingo descartada por el Ejecutivo catalán.

■ Independencia de Catalunya y artículo 155: últimas noticias

Su portavoz, Jordi Turull, en una entrevista en la todavía no intervenida Catalunya Ràdio, ha explicado que la convocatoria a urnas "en estos momentos no está sobre la mesa" del Ejecutivo catalán. No dio más pistas, tan solo que se “tomarán decisiones” y el Govern y el Parlament “actuarán en consecuencia” ante lo que considera "un golpe de estado en toda regla" de las instituciones catalanas con la aplicación de este artículo constitucional.

Turull ha desvelado que el objetivo de dicha respuesta será, por un lado, la que ya se sabía, es decir “culminar el mandato recibido en las urnas el pasado 1 de octubre”. La aparición del artículo 155, con toda su virulencia, con el próximo cese de todo el Govern y la asunción, por parte del Estado, de todas las competencias, amplía ahora el cometido hasta la defensa, a ultranza, de las instituciones catalanas democráticamente escogidas.

Para el también ‘conseller’ de Presidència, la decisión del Ejecutivo central es una "perversión" y con ella se ha situado fuera de la ley. Ha puntualizado, eso sí, que las decisiones que se tomarán a partir de ahora deben tener "la máxima unidad" y que “se debe actuar con la cabeza y el corazón, no con el estómago".

Colau y la normalidad

Quien también reclamó, de manera sibilina, que el Govern convoque es Ada Colau. La alcaldesa, que acuñó aquello de “ni 155, ni DUI”, ha afirmado este domingo, en París, que unas elecciones convocadas por el Estado, bajo el manto de la intervención estatal de las instituciones catalanas, “no serían una solución” a la situación actual. Para ella, los comicios deberían ser convocados en un clima de normalidad, sin la suspensión de la autonomía, pero también sin una declaración de independencia. Lo que, por eliminación, resulta que aboga por que el Govern llame a realizar unas nuevas autonómicas.

Otro miembro del Govern, y excandidato, en su día, del espacio político que ahora ocupa Colau, Raül Romeva, ha advertido de que "ante el fascismo no valen equidistancias ni concesiones" y ha llamado a defender la república, es decir, el estado independiente, porque, en su opinión, "ya no es solo una opción, sino una absoluta necesidad de supervivencia".

En un homenaje a los republicanos ejecutados por el franquismo en Barcelona, Romeva ha proclamado que éste es un momento de "firmeza y dignidad como nunca", ante el que hay que "seguir serenos pero con los valores democráticos y republicanos".

Plenos municipales

En tanto, las dos organizaciones municipales catalanas soberanistas, la Associació de Municipis per la Independència (AMI) y la Associació Catalana de Municipis (ACM) promoverán que los ayuntamientos de Catalunya aprueben una moción de rechazo a la aplicación del artículo 155. Algo que, sin duda, introducirá mayor tensión en aquellos municipios donde, por ejemplo, el PSC comparte gobierno con alguna de las fuerzas soberanistas.

A partir de este lunes y hasta el jueves, es decir, siempre antes que el Senado apruebe el paquete de medidas, la AMI y la ACM invitarán a los consistorios catalanes a hacer plenos extraordinarios para aprobar esta moción y de esta manera mostrar su apoyo al Govern de Catalunya.