Ir a contenido

TRIBUNAL DE CUENTAS

Artur Mas pide "un poco" de ayuda para pagar la fianza de 5,2 millones del Tribunal de Cuentas

El 'expresident', Ortega, Rigau y Homs admiten que no podrán pagar de su bolsillo la elevada suma

El Periódico / Barcelona

Mas ha destacado que el soberanismo catalán responde con movilización y civismo a un Estado de represión policial. / EFE VÍDEO

El expresidente de la Generalitat Artur Mas y los 'exconsellers' Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs han dado este martes por hecho que no podrán pagar de su bolsillo los 5,2 millones de euros de fianza que les impone el Tribunal de Cuentas por la consulta soberanista sobre la independencia de Catalunya del 9-N de 2014 , por lo que han pedido aportaciones a la caja de solidaridad. "No puede ser que muy poquitos lo perdamos todo. Ayudar un poco es muy fácil. Hay una ola de solidaridad que agradecemos mucho", ha manifestado Mas en una entrevista conjunta en RAC-1.

El 'expresident' Mas ha explicado que los nueve señalados por el 9-N por el Tribunal de Cuentas no pueden "hacer frente a estas cantidades". No obstante, ha subrayado que "mucha gente ha tomado conciencia" de que estos acusados dieron "la cara" para poder celebrar una consulta en la que participaron 2,3 millones de catalanes, por lo que "no tiene sentido que nueve lo perdamos todo" y que "el resto no haga un muy pequeño esfuerzo" para poder hacer frente a la fianza.

Mas ha animado a quienes participaron en el 9N a "ayudar un poco" con una aportación a la "caja de solidaridad" promovida por las entidades soberanistas para afrontar este tipo de pagos.

"Un despropósito"

Por su parte, el exconseller de la Presidència Francesc Homs ha considerado un "despropósito" el procedimiento abierto por el Tribunal de Cuentas, porque "es directamente ilegal, de una irregularidad absoluta".

Homs ha recalcado que "una cosa que fue juzgada no puede volver a juzgarse", por lo que a su juicio hay motivos "para poder actuar contra quienes están actuando de esta manera contra el Estado de derecho".

La 'exconsellera' de Ensenyament Irene Rigau ha señalado que este proceso es un "escarmiento" para intentar disuadir a los impulsores de un referéndum el 1 de octubre, mientras que la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega ha denunciado la "indefensión absoluta" que siente ante el Tribunal de Cuentas.

El Tribunal se defiende

Por su parte, el Tribunal de Cuentas ha hecho público un comunicado contra las "acusaciones infundadas" por la imposición de la fianza a Mas. La institución recuerda que todas sus acciones están sometidas al ordenamiento jurídico y que sus consejeros son designados por las Cortes GEnerales por una mayoría de tres quintos en cada cámara y con "unos requisitos de capacitación y experiencia" y han de contar con "el reconocimiento de un estatus jurídico que garantizan su independencia en el ejercicio de sus funciones". "El Tribunal de Cuentas y sus miembros, como se ha puesto de manifiesto reiteradamente, ejercen sus funciones, fiscalizadora y jurisdiccional, con absoluta independencia y pleno sometimiento al ordenamiento jurídico", remarca la institución.

Rivera y los 'fajos'

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Alberti Rivera, ha sugerido este lunes al 'expresident' Artur Mas que pida "fajos" de billetes de 500 euros a Jordi Pujol para hacer frente a los 5,2 millones de euros que le reclama el Tribunal de Cuentas por el dinero público que usó para el 9-N.