Ir a contenido

ÉL ÓRDGO SOBERANISTA

El PP descarta aplicar el artículo 155 contra el 1-O

Hernando aduce "razones temporales y jurídicas" y avisa de que el peso de la ley "acaba cayendo encima" de quien no acata las normas

El portavoz conservador considera que la CUP es la que "impone las condiciones" y tiene al Govern "de rodillas"

Europa Presss / El Periódico / Barcelona

Mariano Rajoy conversa con Rafael Hernando en los pasillos del Congreso, el pasado mes de julio.

Mariano Rajoy conversa con Rafael Hernando en los pasillos del Congreso, el pasado mes de julio. / JUAN MANUEL PRATS

Cada vez son más voces en el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy que alejan la posibilidad de que el Ejecutivo vaya a aplicar el artículo 155 de la Constitución en contra del referéndum que Carles Puigdemont quiere celebrar el 1 de octubre. El último en sumarse a este coro ha sido el portavoz conservador en el Congreso, Rafael Hernando, quien en una entrevista con Europa Press esgrime "razones temporales y jurídicas" para descartar que su partido vaya a solicitar la activación del citado mecanismo.

A juicio de Hernando, recurrir a este artículo, que permite "obligar" a un gobierno autonómico al "cumplimiento forzoso" de sus obligaciones, "en estos momentos" ya no resolvería la situación. El procedimiento que regula el Senado para solicitar la aplicación del 155 exige que el Gobierno envíe al presidente de la Cámara alta una propuesta con las medidas concretas que plantea y que deben ser debatidas en la Comisión General de Comunidades Autónomas, que debe pedir al presidente autonómico afectado, en este caso Puigdemont, las alegaciones que considere oportunas. La propuesta final debería votarse en el pleno, donde el PP tiene mayoría absoluta.

El portavoz del PP considera que hay medidas "más oportunas y realistas" y que está en manos de los tribunales responder al incumplimiento de la ley o decidir si se cometen delitos como el de sedición. "Nosotros estaremos respaldando las medidas que sean razonables y eviten esa situación", añade.

En todo caso, Hernando hace hincapié en que el peso de la ley "acaba cayendo encima" de quien no acata las normas y que ya hay dirigentes, como el 'expresident' Artur Mas o el 'exconseller' Francesc Homs, que han sido condenados por la consulta del 9-N. "Si alguien quiere seguir pegándose tiros en el pie, que siga por ese camino", ha recalcado.

Prudencia y contundencia

"Hay que actuar con prudencia, pero con contundencia y es lo que va a producirse. El Estado de Derecho tiene unas reglas y tenemos que respetarlas todos, no hay estados de derecho a la carta, ni derechos de pernada, que es lo que pretenden tener algunos", agrega.

En este sentido, Hernando recalca que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado van a respetar el Estado de derecho y apunta que los Mossos d'Esquadra, la policía autonómica catalana, forman parte de ese colectivo como también la Ertzaintza, la policía vasca.

El portavoz asegura desconocer si efectivamente la Generalitat cuenta ya con urnas para recoger votos el uno de octubre y con un censo electoralcomo ha manifestado la CUP, pero entiende que lo importante no son estos "elementos materiales". "Solo son medios para seguir profundizando en una dirección, la confrontación y la mutilación del derecho de los ciudadanos que viven en Catalunya a ser españoles y europeos", expone.

El Govern, "de rodillas" ante la CUP

Hernando confía en que el Parlament  no tramite la ley del referéndum, norma que no está incluida de momento en el orden del día que la Mesa del legislativo autonómico revisará este miércoles: "Sería lamentable que la Mesa siguiera con este proceso, esto tiene que concluir ya", dice.

Y apunta que el "problema" es que el partido que "impone las condiciones" y que gobierna en Catalunya es la CUP, con 10 diputados de los 135 que componen el Parlament y mantiene "arrastrándose de rodillas" al Ejecutivo autonómico. "Un grupo anarquista, de corte totalitario, es quien manda ahí y con pocos votos determina qué tienen que hacer ERC y el PDeCAT", dice Hernando.

En cualquier caso, el portavoz parlamentario defiende el trabajo del Gobierno "frente al disparate de los independentistas en Catalunya", dice que se han tomado medidas y responde a la acusación de inmovilismo que le lanza el PSOE. "Estamos en marcha desde hace mucho tiempo pero el PSOE no se ha dado cuenta. Cuando uno se enturbia en problemas internos no se da cuenta de lo que hacen los demás", agrega.