Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

Ximo Puig derrota con holgura al candidato sanchista

Sánchez fracasa en su intento de exportar su victoria al PSPV

NACHO HERRERO / VALÈNCIA

Ximo Puig  saluda desde la sede del partido en Valencia tras ganar las primarias a la secretaria general del PSPV-PSOE.

Ximo Puig  saluda desde la sede del partido en Valencia tras ganar las primarias a la secretaria general del PSPV-PSOE. / MIGUEL LORENZO

Pedro Sánchez sufrió este domingo su primer revés interno tras ser reinvestido hace un mes como secretario general del PSOE. Y lo mismo puede aplicarse al valenciano José Luis Ábalos, su secretario de organización. Ximo Puig, presidente de la Generalitat valenciana, revalidó su cargo como líder del PSPV al ganar con holgura a Rafa García, uno de los grandes apoyos de Sánchez en su reconquista de la vara de mano de Ferraz y miembro de su nueva ejecutiva.

La operación avalada por ambos para laminar al que fue uno de los principales apoyos de Susana Díaz en las primarias estatales ha fracasado. De hecho, Puig estuvo cerca de darle la vuelta a los resultados de esa contienda general. Si en aquella votación Sánchez se llevó el 64% de los apoyos en la Comunitat Valenciana, él consiguió cerca de un 56,7% mientras que el candidato 'sanchista' se quedó en un 42,3. Tras el golpe moral que supuso para Puig la doble derrota de hace un par de meses, este triunfo le refuerza como uno de los contrapoderes a Sánchez. También le blinda al frente del gobierno autonómico (aunque ambos candidatos habían dado por hecho su continuidad al frente de la Generalitat) y como cabeza de cartel en las autonómicas de 2019.

La sala Ernest Lluch de la sede socialista fue el lugar donde ambos candidatos se encontraron. Hubo aplausos unánimes en la entrada de Puig y un par de abrazos entre ambos. El reelegido secretario general del PSPV subrayó que "los militantes han querido que éste sea un partido de izquierdas, feminista, federalista y valencianista" e hizo estallar en aplausos a una sala en la que ya no estaba su rival y que celebró el triunfo al grito de '"País Valencià". Prometió integración de ideas aunque recalcó que tiene "la misma libertad" que Sánchez para hacer una ejecutiva en la que "no habrá cuotas". Anunció que había tenido ya con Sánchez "una conversación amable" a la que seguirán otras. Dijo que el triunfo les permitirá seguir reclamando "una financiación justa, unas inversiones justas y un papel relevante en España" y anunció "el 2017 hemos empezado a ganar el 2019". García le había felicitado previamente y había negado que su derrota sea también la de Sánchez, algo que también hizo Puig. Aún así, destacó que han tenido "un amplio respaldo" y pidió un congreso del que salgan "resoluciones potentes" y en cuya ejecutiva se integren "los mejores".

Puig llegó a la sede cinco minutos después de que se cerraran las votaciones. Ya habían empezado a circular resultados vía 'whatsapp' y desde el principio estuvo en cabeza. Había votado por la mañana en Morella (Castellón) y García en Burjassot, donde es alcalde. Ambos arrasaron en sus ciudades. Tampoco faltó a la cita con las urnas Ábalos, que votó sobre la bocina, pues llegó a falta de 25 minutos para el cierre tras clausurar en Zamora el congreso de los socialistas castellano leoneses. En la ciudad de València, controlada desde hace años por Ábalos, Puig se impuso por 529 votos a 454. Un doble revés para el secretario de organización.