30 mar 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Jordi Baiget, un 'conseller' en la cuerda floja

Puigdemont sopesa el futuro del titular de Empresa tras haber expresado sus dudas sobre el referéndum

Neus Tomàs

El ’exconseller’ Jordi Baiget, en el Palau de la Generalitat.

El ’exconseller’ Jordi Baiget, en el Palau de la Generalitat. / FERRAN SENDRA

Puigdemont, en una entrevista al diario italiano ‘La Repubblica': «Madrid no nos podrá frenar». Jordi Baiget, en declaraciones a 'El Punt Avui': «El Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos hacer el referéndum». Dos titulares, dos maneras de interpretar qué pasará y, sobre todo, dos frases que resumen las dos visiones contradictorias que conviven en el Govern. El presidente de la Generalitat encabeza el sector que no está dispuesto a arrugarse y el conseller de Empresa i Coneixement ha confesado en público lo que otros altos cargos confiesan en privado. En el Palau de la Generalitat, en ERC y en la CUP son mayoría los que apuestan por la destitución de Baiget.

«Pasarán cosas», insisten varias fuentes gubernamentales, que a la vez recuerdan que la última palabra la tiene Puigdemont. En cambio, en el PDECat se cierra filas con el 'conseller', un hombre de máxima confianza de Artur Mas pero que a diferencia de él es poco dado a conceder entrevistas. La coordinadora del partido, Marta Pascal, ha defendido al titular de Empresa, aunque no se ha ahorrado criticar las formas: «No sé si la manera en que se ha expresado el 'conseller' es la mejor. Todos somos humanos, pero doy por hecho que su compromiso es estricto, sólido, válido y sentido desde un punto de vista personal». Y preguntada por si llegarán «hasta el final» con Baiget en el Govern, la coordinadora posconvergente ha respondido tajante: «No tengo ninguna duda de que será así».

LA CAJA DE LOS TRUENOS 

Lo que es evidente es que el todavía titular de Empresa ha abierto la caja de los truenos. Primero porque ha puesto voz a las tensiones larvadas en el seno del Ejecutivo catalán y segundo porque ha evidenciado el pulso que Puigdemont mantiene con buena parte de la dirección de su partido. Tras el revuelo creado por sus palabras, Baiget ha aprovechado un acto para asegurar que él no será ningún «obstáculo» para la celebración del referéndum y ha negado que sus declaraciones puedan considerarse como una deslealtad hacia el 'president', el Govern o la mayoría parlamentaria que lo sustenta.

Sean fruto del miedo, una emoción humana, como recuerdan los dirigentes más comprensivos, o del malestar por la falta de información, como deja claro Baiget en la entrevista (“una parte del Govern no estamos en el núcleo duro de las decisiones, y esto… esto genera lo que genera) la duda es si alguien más está abierto a alzar la voz para mostrar sus discrepancias. Uno de los nombres que siempre se apunta es el de Santi Vila. Pero fuentes del Ejecutivo aseguran que el 'conseller' de Cultura se ha comprometido con Puigdemont a aguantar hasta el final. Otra cosa es que en función del desenlace del 1-O, Vila decida dar un paso y presentarse a las primarias del PDECat para ser el candidato con un programa que marque distancias con el secesionismo.

El 'conseller' de Interior, Jordi Jané, y el secretario del Govern, Joan Vidal de Ciurana, son otros miembros del Gabinete que están en boca de todos. Jané tiene uno de los papeles más complicados puesto que los Mossos dependen de él. En el Ejecutivo señalan que, de momento, Jané mantiene su lealtad. Existen más dudas sobre el futuro de Vidal de Ciurana, otro de los hombres de Mas.