Ir a contenido

Villarejo acusa a Margarita Robles de ordenarle investigar a Garzón

El comisario implica a la actual portavoz socialista en el llamado 'informe Veritas'

Afirma que "desde el minuto uno" Cosidó utilizó a la Policía con fines políticos

LAURA PUIG / BARCELONA

El comisario Villarejo, entrevistado en ’Salvados’.

El comisario Villarejo, entrevistado en ’Salvados’.

Entre las revelaciones que ha hecho este domingo el excomisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo en el programa 'Salvados' destaca una que, de ser cierta, puede poner en un brete al recién reelegido secretario general del PSOEPedro Sánchez. Según le ha explicado Villarejo a Jordi Évole, fue Margarita Robles, designada por Sánchez como nueva portavoz del grupo socialista en el Congreso, la que le ordenó investigar al juez Baltasar Garzón.

La investigación en sí tiene un nombre: 'Informe Veritas', y se habría realizado con el objetivo de desprestigiar a Garzón después de su fulgurante paso por el Gobierno de Felipe González. Entre el 31 de julio de 1993 y el 13 de mayo de 1994, ocupó el cargo de delegado del Gobierno en el Plan Nacional sobre Drogas, con rango de secretario de Estado. Dimitió, dijo entonces, por la "actitud pasiva del presidente Felipe González respecto la corrupción".

Justo el día después de su renuncia, el 14 de mayo de 1994, Robles fue designada secretaria de Estado de Interior, sucediendo a Rafael Vera, que cuatro años más tarde fue condenado por el secuestro de Segundo Marey y por malversación de caudales públicos para financiar a los GAL. Tanto Garzón como Robles estuvieron entonces bajo las órdenes del ministro de Justica e Interior Juan Alberto Belloch.

En el citado informe, se decía que Garzón había participado en orgías y había mantenido tratos con narcotraficantes, además de consumir él mismo cocaína.

"¿Quién le dio la orden de hacer esta investigación?", le ha preguntado Évole a Villarejo. "La secretaria de Estado, Margarita Robles, en la época de Belloch", ha respondido el excomisario de la Policía. No obstante, ha matizado que aunque abrió el informe, enseguida lo dejó al no hallar ninguna prueba que confirmara las acusaciones contra Garzón.

DEFENSA DE GARZÓN

El exmagistrado de la Audiencia Nacional ha confirmado que tanto él como su familia fueron investigados. "Llegaron incluso a instruir un atestado falso con testigos falsos (...). No tenía ni pies ni cabeza. Luego supe que hubo policías que se negaron a participar en aquella operación ilícita, aunque no se atrevieron a denunciar", ha continuado, antes de admitir que mantiene relación con Villarejo y de calificarle como "buen policía". "Él no es el malo de la película. Quienes diseñan esas películas sí son malos", ha concluido.

Villarejo también ha cargado las tintas contra el exdirector general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, y contra el director del CNI, el general Félix Sanz Roldán. Del primero ha asegurado que "desde el minuto uno" utilizó al cuerpo con fines políticos y que fue quien le dio la orden de investigar al 'expresident' Jordi Pujol, aunque "con la boca pequeña".

Con Sanz Roldán ha sido mucho más duro: "Yo le llamaría 'el generalísimo', siempre dice que todo el peso del Estado está sobre sus hombros; tiene la obsesión de que toda la información tiene que pasar por él". De hecho, le ha acusado de haber filtrado la polémica conversación grabada entre Jorge Fernández Díaz y Daniel de Alfonso y de amenazar de muerte a la princesa Corinna, amiga del rey Juan Carlos.