04 jul 2020

Ir a contenido

EL SAQUEO DE UNA INSTITUCIÓN

El Consorci del Palau de la Música no acusa finalmente a CDC y arremete contra la tesis del fiscal

La entidad está representada por un abogado de la Generalitat y alega que la confesión de Gemma Montull no fue tal

El abogado del auditorio tampoco se alinea con la fiscalía y advierte de que la sociedad no entendería una condena que no fuera ejemplar

J. G. Albalat

El expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, llega al juicio, este miércoles.

El expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, llega al juicio, este miércoles. / DANNY CAMINAL

El abogado del Consorci del Palau de la Música y letrado de la Generalitat, Francesc Claverol, ha defendido este miércoles que el organismo que representa, que está participado por el Govern, el Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Cultura, tiene una "entidad jurídica" propia e independiente de las administraciones que lo componen, y no ha acusado a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) aunque en la última reunión del patronato del consorcio se aprobó que se hiciera. Asimismo, ha atacado directamente a Gemma Montull y a su confesión, en la que implicaba a CDC en el cobro de comisiones por parte de Ferrovial. De esta manera, el abogado ha arremetido contra la línea de flotación de la acusación del fiscal, pese a que este le abrió la posibilidad de adherirse a sus conclusiones. Por tanto, ha reclamado 21 años de prisión para Fèlix MilletJordi Montull y para la hija de este último.

El representante del Consorci, que ejerce la acusación particular, ha cargado contra la rebaja de la fiscalía de la pena solicitada contra Gemma Montull tras su confesión, por la que le pide tres años de prisión, uno sustituible por multa. Ha considerado que lo que declaró en el juicio la hija de Montull, que ostentaba la dirección financiera del Palau, no fue una confesión, sino una "exculpación", ya que responsabilizó de todo a su padre y a Millet. Asimismo, Claverol ha rechazado que la acusada tuviera un papel secundario en el auditorio, como sostiene la fiscalía. "En este caso ha habido muchos fallos y por dignidad y coherencia pedimos que no se cometa otro", ha solicitado el abogado. También ha requerido al tribunal que no aplique la atenuante de la reparación del daño a la encausada, dado que este tendría que ser "de gran intensidad" para que comporte una rebaja de la pena, y las dilaciones indebidas del proceso.

DISCULPAS Y CAMBIOS DE CRITERIOS

El abogado del Consorci ha dedicado más tiempo en su informe a justificar su actuación y los cambios de criterio de la entidad que representa que al mismo saqueo. "Pido disculpas a la sala por decir algo tan obvio, pero tengo que hacerlo", ha sostenido. También ha justificado por qué el 17 de mayo, día previsto para que las acusaciones elevaran a definitivas sus conclusiones, no pidiera la suspensión del juicio hasta la nueva reunión del Consorcio, pese a que así lo solicitó el Ayuntamiento de Barcelona.

Según Claverol, ese día no efectuó dicha acción porque no recibió una instrucción que contradijera la que tenía (no acusar a CDC del expolio). "Reiteradamente el consorcio me confirmó que se mantenían las instrucciones", ha insistido el letrado, que ha recordado que la reunión extraordinaria de la entidad se convocó el 23 de mayo, pese a las "advertencias" de que había finalizado el plazo para elevar a definitivas las conclusiones del juicio. En esa reunión, los miembros del patronato aprobaron la modificación de sus conclusiones para que se acusara a CDC.

CONTRA EL "TRAJE A MEDIDA"

El abogado de la asociación y la fundación del Palau de la Música, Javier Zuluaga, también ha arremetido contra la rebaja de las penas por parte de la fiscalía y la aplicacióon de determinadas atenuantes, a la vez que ha destacado que la sociedad no entendería un "traje a medida" para los acusados y una condena que "no fuera ejemplarizante" ante el saqueo de la maginitud sufrida por la entidad cultural que representa. "Los delitos de cuello blanco no tienen por qué recibir ajustes mayores que otros delitos", ha insistido. Ha mostrado su "profunda indignación" tanto por el saqueo en sí como, si se aprecia la tesis del fiscal sobre la presunta financiación ilegal de CDC, por el hecho que el auditorio haya sido utilizado como "un lugar sonde los corruptos han anidado"."Vaya por delante nuestro rechazo, que si no tiene significacion juridica, sí sirve de descargo ético moral", ha apostillado, aunque no acusa ni a CDC, ni a su extesorero Daniel Osàcar.

La acusación popular acusa a CDC de "falsear la democracia"

El abogado Àlex Solà, que ejerce la acusación popular en nombre de la Federació d'Associaciones de Veïns de Barcelona (FAVB), ha sostenido que el saqueo del Palau fallaron los mecanismos de control, ha concretado que en el "banquillo de los acusados no están todos los que deberían estar" y ha criticado el papel del Consorci por no acusar a CDC, así como la Diputació de Barcelona que se retiró del proceso judicial tras haber presentado un escrito de acusación contra el partido y su extesorero. El abogado ha indicado qeu el acusado y extesorero de CDC, Daniel Osácar, no se ha llevado dinero para su bolsilló ("Osácar no es Bárcenas), pero aún así ha cometido irregularidades. "Llevar dinero a un partido de forma ilícita por comisiones de obras públicas falsea la condición de la democracia", ha sentenciado.