Ir a contenido

JxSí y la CUP vuelven a vetar que Llach explique las supuestas amenazas a funcionarios

Los dos partidos independentistas impiden que el diputado comparezca en la comisión de Afers Institucionals tras rechazarlo en la extinta comisión del 'caso Vidal'

Rafa Julve

Lluís Llach, durante una conferencia en el centro cívico El Roure de Begues, el 9 de mayo.

Lluís Llach, durante una conferencia en el centro cívico El Roure de Begues, el 9 de mayo. / JOAN PUIG

Junts pel Sí y la CUP han vuelto a hacer pinza este miércoles para vetar que Lluís Llach dé explicaciones en el Parlament sobre aquella conferencia en la que anunció que "los funcionarios que no cumplan la ley de transitoriedad serán sancionados", lo que vino a ratificar con otras palabras a principios de mayo. La petición de Ciutadans de que el cantautor y diputado respondiera ante la Cámara ha sido tumbada por la mayoría independentista y solo la ha apoyado el PPC. El PSC y Catalunya Sí que es Pot se han abstenido.

Concretamente, en esta ocasión se ha impedido la comparecencia de Llach en la comisión de Afers Institucionals,  mientras que hace dos semanas ya se siguió el mismo guion en la efímera comisión de investigación sobre el 'caso Santi Vidal', oficialmente denominada "comisión de investigación sobre las actuaciones del Govern para preparar la secesión de Catalunya del resto de España". Entonces, JxSí y la CUP evitaron presentar ningún plan de trabajo y tumbaron los de la oposición, impidiendo por tanto que fueran interrogados tanto el propio Llach como el exjuez y exsenador de ERC, así como diferentes miembros del Govern. 

A raíz de aquellos vetos, el PSC decidió abandonar tanto esa comisión como la referente a la 'operación Catalunya'. También Ciutadans ha decidido retirarse de la del 'caso Santi Vidal' al considerar que se ha producido un "fraude de ley". "El grupo de JxSí está imponiendo la ley del silencio sobre la cara oculta del 'procés'", ha criticado Carlos Carrizosa antes incluso de que se produjera la votación al dar por sentado cuál sería el resultado.

"Quien debe responder ante la Cámara es el Govern de Catalunya para explicar sus planes", ha argumentado el socialista Ferran Pedret. A su parecer, las opiniones de un diputado como Llach no son de relevancia, por lo que su partido ha decidido abstenerse. El mismo posicionamiento lo ha defendido Lluís Rabell para Catalunya Sí que es Pot, al considerar innecesaia la declaración de Llach. "Lo que a él le pase por la cabeza es irrelevante", ha argüido. El diputado del PPC Alejandro Fernández, en cambio, sí que ha considerado "relevante" la comparecencia de Llach dado que "ya que el Govern no se pronuncia", tal vez el diputado debería explicar lo que sabe.

Tanto Anna Gabriel (CUP) como David Bonvehí (PDECat) han quitado hierro a lo que los diputados puedan decir en charlas extraparlamentarias y, sobre todo, han coincidido en la firme convicción de sus partidos de seguir adelante hacia el referéndum de independencia.