Ir a contenido

El hermano de Ignacio González se reunió con el número dos de Interior tras saberse investigado

Interior admite el encuentro pero niega que se trataran las pesquisas sobre el expresidente madrileño

El PSOE pide la comparecencia urgente de Nieto y de los ministros de Justicia e Interior en el Congreso

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

El secretario de Estado de Interior José Antonio Nieto.

El secretario de Estado de Interior José Antonio Nieto.

Pablo González, hermano del expresidente de Madrid Ignacio González, se reunió con el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, "al día siguiente de conocer la posible existencia de una investigación a su hermano", afirma el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, instructor del 'caso Lezo', en el auto en el que decreta prisión eludible con fianza de cuatro millones de euros para el que era directivo de Mercasa su arresto y envía a la cárcel al exdirigente del PP. El PSOE pedirá la comparecencia urgente de los ministros de Justicia y de Interior, así como del número dos del ministerio.

Durante la instrucción se descubrió la existencia de un posible 'chivatazo' a Ignacio González y demás implicados en la trama corrupta desarticulada en la operación Lezo, porque en un momento determinado se observa en las conversaciones intervenidas cómo cambian su forma de actuar, pero hasta que su menció en la resolución judicial se desconocía que Pablo González hubiera llegado a reunirse con el número dos de Interior.

Desde el ministerio se justifica el encuentro en que Pablo González era director de Estrategia y Operaciones de Mercasa y representante de la sociedad pen Mercacórdoba y el secretario de Estado, alcalde de esa ciudad hasta su actual nombramiento. Admite que se celebró el 8 de marzo y que "no duró más de 15 minutos". En ella Pablo González se limitó a felicitar al secretario de Estado y le manifestó su voluntad de colaborar con el Ministerio en todo lo que pudiera desde Mercasa. "No hubo ni una sola referencia a Ignacio González ni a ningún tipo de investigación, especialmente de la denominada 'operación Lezo', de cuya existencia el secretario de Estado de Seguridad no tuvo conocimiento hasta que la investigación judicial dio como resultado las detenciones realizadas la pasada semana", señalan fuentes de Interior.

UNA MAGISTRADA "AMIGA"

El auto destaca que "se ha evidenciado el uso de la influencia de Mauricio Casals (presidente de 'La Razón') para detener la cobertura mediática de sus actividades criminales con el objetivo de conseguir impunidad y obtener información sensible sobre la investigación judicial en curso". La resolución se refiere así al chivatazo protagonizado por una magistrada "amiga de la casa" que llamó a ese diario para avisarles de que les estaban grabando, según le dijo el propio Casals al presidente madrileño. Fuentes jurídicas han admitido que aunque las investigaciones continúan, la jueza en cuestión aún no ha sido identificada.

El PSOE ya había pedido las comparecencias de los ministros de Justicia y de Interior, así como del fiscal general del Estados, al publicarse unas grabaciones en las que Ignacio González comentaba con el exdirigente del PP Eduardo Zaplana que sería nombrado fiscal jefe Anticorrupción Manuel Moix, de lo que se felicitaban al considerarlo próximo al PP.