Ir a contenido

PSOE y PSC se preparan para sellar este viernes su reconciliación

Las comisiones de los dos partidos analizarán en Ferraz cómo aprobar las alianzas electorales en Catalunya

La participación de los socialistas catalanes en las primarias de mayo está garantizada

Juan Ruiz Sierra

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y el líder del PSC, Miquel Iceta, el pasado noviembre. 

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, y el líder del PSC, Miquel Iceta, el pasado noviembre.  / JUAN MANUEL PRATS

El PSOE y el PSC se preparan para cerrar el capítulo más espinoso de sus relaciones, a raíz de la caída de Pedro Sánchez y la posterior abstención ante Mariano Rajoy para evitar nuevas elecciones, que amenazó con romper los vínculos entre ambos partidos. Garantizada desde hace semanas la participación de los socialistas catalanes en las primarias de mayo para elegir al nuevo secretario general (los militantes de esa autonomía tendrán que inscribirse previamente para participar en las elecciones internas), el fleco que falta por cerrar es el de la política de alianzas del PSC y el papel que el PSOE juega en ellas, algo que las comisiones negociadoras esperan solventar en la reunión que celebrarán este viernes, según fuentes de las dos partes.

El PSOE quiere tener algo que decir en los pactos a los que pueda llegar el PSC en Catalunya. Desde la dirección del primer partido se recuerda que los socialistas catalanes tienen voz en el comité federal, que decide las alianzas en toda España, pero que a la inversa no ocurre. Para lograr una relación menos “asimétrica”, la propuesta del PSOE, que el PSC se muestra dispuesto a estudiar, consiste en un comité de coordinación permanente donde las dos fuerzas analizarán y aprobarán los acuerdos con organizaciones que, según fuentes de Ferraz, “excedan el marco constitucional”. Es decir, con el independentismo.  

La política de alianzas municipales del PSC tras las elecciones de mayo del 2015 se ha caracterizado por su amplitud. En la capital catalana, han pactado con Barcelona en Comú. En Girona, con CDC. En Lleida, con Ciudadanos. Y en Tarragona, con el PP y Unió.    

LAS DIVERGENCIAS

Este comité de coordinación, cuya composición no está decidida, debería dar el visto bueno a las alianzas, tanto preelectorales como postelectorales, de los socialistas catalanes con formaciones secesionistas. Si hay divergencias y no se logran resolver en el comité de coordinación (si el PSOE no aprueba determinado pacto y aun así el PSC sigue adelante) todo el marco de relaciones entre los dos partidos hermanos, que se representan entre sí dentro y fuera de Catalunya, quedaría “roto”.

Pero el PSOE no quiere ponerse en esa tesitura. Tras la defensa casi uniforme del PSC al dimitido Sánchez y la desobediencia de sus siete diputados al mandato de abstenerse ante el PP (aprobado durante un comité federal en el que los socialistas catalanes participaron y votaron), Ferraz llegó a plantearse una solución drástica. La expulsión del PSC de los órganos del PSOE: ejecutiva, comité federal y congreso. Ahora ese riesgo ha quedado atrás.  

0 Comentarios
cargando