200 catedráticos firman un manifiesto en defensa de la libertad de expresión

Critican la persecución de la sátira y, en concreto, de los chistes de Carrero Blanco

Consideran que las peticiones fiscales de pena son incompatibles con la Constitución

El cantante de Def Con Dos, César Strawberry, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar tras ser detenido en la Operación Araña 3.

El cantante de Def Con Dos, César Strawberry, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar tras ser detenido en la Operación Araña 3. / JOSE LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

Doscientos catedráticos y profesores de Derecho Penal de universidades de toda España han firmado en apenas 72 horas un manifiesto en defensa de la libertad de expresión, promovido por el catedrático de la Carlos III de Madrid, Javier Álvarez, que bajo el título "Carrero como síntoma", critica la persecución fiscal de chistes y comentarios satíricos en las redes sociales.

El detonante del manifiesto ha sido la petición de dos años y medio de cárcel, ocho años y medio de inhabilitación y tres años de libertad vigilada a la que se enfrenta una joven de 21 años por hacer chistes sobre Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno en la dictadura franquista, asesinado por ETA. Los expertos en Derecho Penal denuncian que "se pretende condenar penalmente a alguien exclusivamente por hacer humor satírico sobre la muerte de un gobernante de la dictadura". Su nieta envió una carta a 'El País' en la que decía que veía "un absoluto disparate" la petición fiscal que no creía "ni proporcionada ni ejemplarizantes, tan solo atemorizadora, y no solo para la acusada, sino para todos los que vivimos en una democracia".

ENCARCELAR A ARTISTAS

Según los catedráticos, es difícil de explicar en el extranjero que en España se juzgue "como terroristas" y se "llegue a encarcelar a artistas callejeros, músicos, concejales u otros ciudadanos por sus teatrillos, canciones o chistes". Son personas sin conexión alguna a organizaciones terroristas, descantan, "cuyos mensajes jamás podrían ser interpretadas como provocaciones a la comisión de delitos, sino a lo sumo como chistes de humor negro o bromas de mal gusto".

El manifiesto, que se hace eco de las palabras del exportavoz de Jueces para la Democracia Joaquim Bosch, relativas a que "un porcentaje preocupantemente elevado del terrorismo que investiga hoy la Audiencia Nacional son tuits y chistes", considera que condenar a dos años y medio de cárcel por hacer sátira "no se puede concebir como una respuesta estatal respetuosa con los derechos fundamentales".

DE TIP Y COLL A BUENAFUENTE

Los profesores argumentan que los chistes en cuestión son conocidos por cualquier persona de cierta edad, han sido publicados en libros y cómics y los han contado humoristas como Tip y Coll Andreu Buenafuente. "Por archiconocidos habían pasado de moda (...) y han cobrado nueva vida debido debido a esta incomprensible amenaza de represión penal".

Noticias relacionadas

También discrepan de la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a un año de cárcel al líder de Def con Dos, César Strawberry, porque implica que "quien tuitee un párrafo de la letra de esa canción ("Voló, voló, Carrero voló") habrá de ser castigado con penas de hasta tres años de cárcel".

La persecución que se critica es la que se produce contra la sátira política por la muerte de un personaje histórico y que no contiene "una amenaza terrorista para la sociedad", ni constituye "provocaciones a la violencia ni al terrorismo". Tampoco ven en ella menosprecio a las víctimas del terrorismo, ni apología a la subversión de un régimen democrático. Es decir, ningún tipo de delito.