Rita Barberá murió de cirrosis, no por la presión mediática

Un problema hepático causó el fallecimiento, según la autopsia a la que ha tenido acceso 'El Mundo'

Rita Barberá durante un acto de campaña electoral en Valencia.

Rita Barberá durante un acto de campaña electoral en Valencia.

Se lee en minutos

No fue la presión mediática, como habían defendido varios representantes del PP, sino la cirrosis lo que mató a Rita Barberá. La autopsia de la exalcaldesa de València, a la que ha tenido acceso 'El Mundo', señala que la senadora "tenía un grave problema de cirrosis que era irreversible y que fue uno de los detonantes principales de su muerte". Los médicos habrían señalado que fue precisamente "un problema hepático" lo que acabó causando "un fallo multiorgánico". 

La autopsia descarta la tesis defendida por el PP. El primero en alimentarla fue el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, quien comparó a los grupos de comunicación con animales carroñeros dispuestos a linchar a Barberá con el espurio fin de enriquecerse. Explicó que si el PP decidió expulsarla fue, justamente, para protegerla. Querían evitar su "linchamiento", sostuvo. "Pero las hienas siguieron mordiéndola", señaló, como reproche a los directivos de Cuatro, La Sexta y otros que "se han llenado los bolsillos gracias a que en sus cadenas de televisión se practica un periodismo de acoso y escrache".

En su ofensiva, Hernando llegó a pedir a los periodistas que se planteen si tienen la conciencia tranquila y para cargar contra la decisión "repugnante" de Podemos, cuyos diputados se ausentaron del hemiciclo del Congreso durante el minuto de silencio por la muerte de Barberá, que se conoció minutos antes de que comenzase la sesión de control.

Te puede interesar

Con la misma consigna se pronunció la diputada Celia Villalobos, que salió a decirle a Aznar que "no lleva la razón" cuando señala a Rajoy como responsable del malestar de la senadora al haberla expulsado del PP. La dirigente popular blindó al presidente del Gobierno y cargó contra prensa, a la que acusó de haber orquestado el "linchamiento"de Barberá. Villalobos, que poco después de conocerse la muerte acusó a la la prensa de "condenarla a muerte", pidió una reflexión sobre los "límites del honor" para que los prejuicios no se impongan antes de que haya sentencias judiciales.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se unió a la confrontación y vinculó la salud deteriorada de Barberá con una "campaña de acoso" perpetrada "a lo largo de meses", tras ser señalada por la justicia y exculpó a Rajoy. "No es precisamente el PP quien decidió juzgarla y condenarla sin darle la más mínima oportunidad. Aquellos que lo hicieron tendrían que reflexionar", apuntó. También aseguró que la exalcaldesa se dio de baja en el PP para buscar "tranquilidad y alejamiento de los focos". El entonces titular de Justicia, Rafael Catalá, también opinó que "ha habido una crítica excesiva e infundada".