BARÓMETRO POLÍTICO DE CATALUNYA DEL GESOP

Los catalanes creen que el 'procés' acabará en un pacto con el Estado

Solo el 18% confía en lograr la independencia y el 27% opina que languidecerá por falta de apoyos

Los ciudadanos ven muy difícil el acuerdo pero piden al Govern que negocie si hay una oferta

Los catalanes creen que el 'procés' acabará en un pacto con el Estado
Se lee en minutos

Cuatro años después de haber botado el barco con la promesa de arribar algún día a Ítaca, los catalanes comienzan a tener la sensación de que la estación final de la travesía soberanista no será la independencia, sino el tantas veces conocido puerto del 'peix al cove'. En una semana en la que Junts pel Sí y la CUP han atravesado una nueva crisis en su matrimonio de conveniencia, y mientras el referéndum continúa deambulando por el alambre, el Barómetro Político de Catalunya del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO arroja como conclusión que solo el 18% de los catalanes confían ya en lograr la independencia. Son muchos más, el 44,3%, quienes piensan que el procés culminará en algún tipo de acuerdo con el Estado que dote a Catalunya de mayor autogobierno.

La plausibilidad de la secesión registra su peor cota en casi dos años, y desde las elecciones "plebiscitarias" del 27-S del 2015, la confianza en la consecución del Estado catalán ha retrocedido casi cuatro puntos. Consecuentemente, se han disparado el escepticismo, hasta el punto de que el 27,6%, uno de cada cuatro ciudadanos, cree que el órdago soberanista se abandonará por falta de apoyos sociales. Son cinco puntos más que en septiembre del año pasado. Idéntico crecimiento ha experimentado el porcentaje de sondeados que ven más factible un pacto con el Estado.

Dos acontecimientos han impactado en el procés esta semana, justo cuando el GESOP efectuaba el trabajo de campo del barómetro: la enésima riña entre el Govern y la CUP tras el arresto por parte de los Mossos de cinco miembros de la formación anticapitalista por quemar fotografías del Rey, y la suspensión por parte del Tribunal Constitucional del plan para convocar el referéndum. Dos episodios que han contribuido a lastrar las expectativas del propio electorado independentista, como demuestra la división de opiniones que atesora cuando se le pregunta cómo terminará el procés: el 37,5% de los secesionistas creen que se llegará al Estado propio y el 37,5% estima que se alcanzará un pacto con el Estado.

ACUERDO IMPOSIBLE

Sin embargo, los ciudadanos ven ahora mismo muy poco viable ese acuerdo con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Dos terceras partes, el 65%, lo consideran imposible, mientras que el 32,6% mantiene esperanzas. En lo que hay menos dudas es en que, si el Estado hiciese una oferta de diálogo a la Generalitat, el 'president' Carles Puigdemont debería recoger el guante y sentarse a negociar. Así lo piensan el 72,3% de los entrevistados. Para el 21,5%, la respuesta del Govern tendría que ser negativa ante cualquier mano tendida.

Los contrarios a la independencia se muestran más optimistas que los favorables sobre la opción de llegar a un acuerdo Catalunya-España, aunque entre los votantes del PPC son unos pocos más los que dan por imposible la entente. Además, un tercio de los independentistas darían la espalda a toda oferta de diálogo. Tres de cada 10 votantes del PDECat confían en que el acuerdo entre gobiernos es posible.

El 'impasse' en el que lleva instalado el 'procés' en los últimos meses también se nota en la evolución del sentimiento independentista. El 51,6% de los sondeados se declaran no secesionistas (1,7 puntos más que hace un año), frente a un 46% que se siente independentista (1,6 puntos menos). No confundir estos resultados con la posible intención de voto de los catalanes en un eventual referéndum de autodeterminación, tesitura en la que entran en juego factores, por ejemplo, económicos y sociales, además del sentimiento personal.

Te puede interesar

Un dato preocupante del barómetro es el repunte de la incomodidad para expresar con libertad las opiniones sobre el 'procés'. Tres de cada 10 catalanes no se sienten cómodos a la hora de manifestarse con libertad, el registro más alto de los últimos tres años. Y la comodidad, que sigue alta (68,5%), consigna pese a todo su cota más baja. Los que no se sienten cómodos rozan el 40% entre los no secesionistas.