29 oct 2020

Ir a contenido

Unas 647.000 personas elegirán al próximo líder laborista británico

El Partido Laborista británico comenzó hoy a enviar a miembros y simpatizantes las papeletas con los votos para elegir a su próximo líder

EFE / Londres

El Partido Laborista británico comenzó hoy a enviar a unos 647.000 miembros y simpatizantes de la formación las papeletas con los votos para elegir a su próximo líder en unas elecciones internas. De ese número, según informó hoy el partido, 350.000 van dirigidas a miembros con afiliación completa y derecho a votación, mientras que 129.000 llegarán a aquellos que se afiliaron después del 12 de enero y pagaron para poder votar una cuota especial de 25 libras (unos 30 euros).

Otras 168.000 papeletas van destinadas a diferentes organizaciones sociales, como sindicatos, según apuntaron fuentes del principal partido de la oposición en el Reino Unido. Por otro lado, más de 50.000 solicitudes de voto para poder decidir quién será el próximo dirigente del Laborismo fueron desechadas a causa de "problemas técnicos" a la hora de ser procesadas.

El plazo para votar se cerrará el próximo 21 de septiembre a mediodía y el nombre del ganador se conocerá el día 24 de ese mismo mes, en el marco de una conferencia especial que se celebrará en Liverpool (norte de Inglaterra) en el congreso anual del partido.

En la lucha interna por el liderazgo laborista se enfrentan el actual dirigente, Jeremy Corbyn, que cuenta con un gran apoyo de las bases y la oposición de gran parte de los diputados del grupo, y el parlamentario Owen Smith, exresponsable del partido en materia de Trabajo y Pensiones, a quien respalda la dirección.

La profunda crisis generada en la principal formación opositora británica tras el referéndum de la Unión Europea (UE) del 23 de junio llevó a decenas de miles de personas a afiliarse al partido ante la perspectiva de unas elecciones internas. La dirección laborista, que trató de forzar sin éxito la dimisión de Corbyn, decidió vetar a aquellas personas afiliadas a partir del 12 de enero que no hubieran pagado una cuota especial de 25 libras para poder votar, lo cual ha reducido la participación.

El diputado Owen Smith es el único aspirante a disputarle el liderazgo a Corbyn, que fue elegido hace un año y tiene el apoyo mayoritario de los sindicatos, principal fuente de financiación del partido.

La cúpula de la formación reprocha a Corbyn que no se implicara lo suficiente en la campaña favorable a la permanencia en la Unión Europea antes del referéndum -la línea oficial que defendía el laborismo-, lo que favoreció, según esta postura, la victoria del "brexit" (la salida de la UE).

Poco después del plebiscito, el grupo parlamentario laborista convocó una moción de confianza en la que el 81 % de los diputados pidieron a Corbyn que presentara la dimisión, a lo que éste se ha negado por considerar que sigue gozando del apoyo de las bases y los sindicatos que le eligieron en septiembre.